Durante el día 19 de abril se produjo una avería en una turbobomba de agua de la central nuclear de Almaraz II (Cáceres) que ha provocado grandes vibraciones en el combustible. Este problema se suma a los que ya tiene esta central nuclear.

Los operadores de la central de Almaraz II (Cáceres) estaban procediendo a una parada manual de la central para proceder a la recarga. Como resultado, el sistema de sujeción de las barras de control de la central sufrió unas grandes vibraciones. Este hecho disparó todas la alarmas en la central, por tratarse de los fallos de dos sistemas vitales para la seguridad del reactor. Por un lado la turbobomba que se encarga de extraer el calor del reactor y, por otro lado, las barras de control que sirven para detener la reacción nuclear.

Para Ecologistas en Acción se trata de un hecho grave puesto que estamos ante la aparición de problemas simultáneo de dos elementos vitales para la seguridad de la central. Esta asociación pide también que se realice una investigación para ver si los dos fallos están relacionados o simplemente han ocurrido simultáneamente. Ambos extremos serían igualmente graves. Las vibraciones de las barras control pudieron tener consecuencias desastrosas si hubieran sido lo bastante grandes para que las barras no pudieran bajar y así no pudiera detenerse la reacción nuclear.

Esta situación se vería agravada por el hecho de que la turbobomba de refrigeración se encontraba fuera de servicio y la capacidad de refrigeración del reactor se encontraba disminuida. Esta asociación considera que se trata de un incidente de nivel 2.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de