El Acuerdo Verde Europeo tiene como objetivo convertir a Europa en el primer continente neutral climáticamente para 2050. Este objetivo cobra especial relevancia dado que la producción y el uso de energía representan más del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Por ello, la Comisión Europea busca aportaciones acerca de la visión de los ciudadanos sobre el cambio a un modelo de economía circular.

Hasta la fecha, Europa ha hecho progresos significativos en la descarbonización de su producción de electricidad. Sin embargo, los progresos han sido más lentos en otros sectores y para otras formas de energía (gas, combustibles líquidos, calor) y los combustibles fósiles siguen utilizándose de forma mayoritaria en el transporte, la industria, los edificios y la agricultura.

En pro de cumplir nuestros objetivos climáticos, garantizando al mismo tiempo una energía segura y asequible para los consumidores, el Acuerdo Verde Europeo busca vincular mejor nuestro sistema energético y aprovechar las sinergias que permitan un sistema energético integrado.

Acuerdo Verde Europeo

En primer lugar, hay oportunidades para aumentar el uso de electricidad (renovable y baja en carbono) a través de la electrificación de sectores que actualmente todavía dependen de los combustibles fósiles. Ejemplo de ello es el uso de vehículos eléctricos en el transporte, o de bombas de calor para la calefacción de edificios.

En segundo lugar, los gases y combustibles basados en fósiles pueden sustituirse por gases y combustibles renovables y descarbonizados, especialmente en sectores difíciles de descarbonizar, como el transporte aéreo o determinados procesos industriales.

El hidrógeno producido a partir de electricidad renovable desempeñará un papel clave en este contexto, junto con la sustitución del gas natural por biometano producido a partir de residuos agrícolas, logrando así una progresiva descarbonización del sector del gas. Este proceso requerirá normas de mercado de apoyo.

En tercer lugar, nuestro sector energético puede volverse más «circular» y hacer pleno uso del primer principio de eficiencia energética. No se trata sólo de reducir nuestro consumo, sino también de la eficiencia general de nuestro sistema energético. Un ejemplo es el uso de calor residual industrial o calor residual de los centros de datos para calentar edificios, por ejemplo, a través redes de calefacción urbana.

Obstáculos a la transición energética

Varias barreras impiden actualmente que este potencial se materialice completamente y permita a los ciudadanos y a la industria adoptar alternativas energéticas más limpias.

El objetivo de esta iniciativa es fortalecer los vínculos necesarios en los diferentes sectores de nuestro sistema energético y aprovechar todas las oportunidades para reducir las emisiones. Esta integración de nuestro sistema energético es necesaria si queremos lograr una descarbonización profunda pero también rentable de nuestras economías, ya que construirá un sistema energético más descentralizado y digital.

Como se anunció en el programa de trabajo de la Comisión para 2020, la Comisión presentará una estrategia para la integración del sector inteligente para un futuro sistema energético europeo integrado con fecha límite en junio de 2020. En la preparación de esta estrategia, la Comisión solicita la opinión de todas las partes interesadas y de los ciudadanos de la UE.

Formas de participación para el Acuerdo Verde Europeo

En primer lugar, se puede participar mediante contribuciones en línea, en la que se invita a todas las partes interesadas y ciudadanos a que proporcionen comentarios sobre la «hoja de ruta» para el desarrollo de la estrategia del Acuerdo Verde Europeo. Esta opción en línea se lanzó ayer y estará disponible durante 4 semanas.

Otra opción es la contribución directa en la que se invita a todas las partes interesadas y ciudadanos a que envíen contribuciones directamente por correo electrónico a ENER-SECTOR-INTEGRATION@ec.europa.eu antes del 6 de mayo para contribuir a la elaboración de la estrategia.

Para guiar la contribución de los ciudadanos, la Comisión Europea dispone esta serie de preguntas

  • ¿Cuáles serían las principales características de un sistema energético verdaderamente integrado para permitir un futuro neutral en materia de clima? ¿Dónde ve beneficios o sinergias? ¿Dónde ve el mayor potencial de eficiencia energética y rentabilidad a través de la integración del sistema?
  • ¿Cuáles son los principales obstáculos a la integración del sistema energético que requerirían ser abordados en su opinión?

De manera más específica, están las siguientes cuestiones:

  • ¿Cómo podría la electricidad impulsar una mayor descarbonización en otros sectores? ¿En qué otros sectores ve un papel clave para el uso de la electricidad? ¿Qué papel debe desempeñar la electrificación en el sistema energético integrado?
  • ¿Qué papel deben desempeñar los gases renovables en el sistema energético integrado?
  • ¿Cómo podrían la economía circular y el uso de calor residual y otros recursos de desecho desempeñar un papel más importante en el sistema energético integrado?
  • ¿Qué acciones concretas sugeriría para lograrlo?
  • ¿Cómo pueden contribuir los mercados energéticos a un sistema energético más integrado?
  • ¿Cómo puede el uso y el desarrollo rentables de la infraestructura energética y la digitalización permitir una integración del sistema energético?
  • ¿Qué medidas deben adoptarse para promover los gases descarbonizados?
  • ¿Qué papel debe desempeñar el hidrógeno y cómo podría apoyar la UE a su desarrollo y despliegue?
  • ¿Hay alguna práctica recomendada o proyecto concreto para un sistema energético integrado que le gustaría destacar?
  • ¿Qué medidas políticas y legislativas podría adoptar la Comisión para fomentar la integración del sistema energético?

Fuente: Javier López de Benito / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/acuerdo-verde-europeo-modelo-circular/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de