Este objetivo se quiere cumplir a través del conocimiento recíproco y puesta en común de buenas prácticas y soluciones normativas (para distintas escalas de aplicación y a través de proyectos-piloto), útiles para la gestión de estos cambios territoriales, definiendo así un método de evaluación y reglas comunes, válidas para todo el ámbito mediterráneo.

En esta iniciativa, la Junta participa a través de la REDIAM (Red de Información Ambiental de Andalucía) aportando información ambiental de calidad y una novedosa metodología de evaluación de impacto ambiental basada en el análisis del impacto visual de las instalaciones, metodología que sustentará la toma de decisiones y la planificación en los paisajes andaluces. En concreto, la metodología permite simular el impacto visual de instalaciones como aerogeneradores, huertas solares y plantas termosolares desde los núcleos de poblaciones y carreteras, es decir, desde los lugares donde reside o se desplaza la población. El objetivo es minimizar su impacto visual sobre el entorno y, en definitiva, la calidad de vida de los ciudadanos. Este tipo de análisis, que hasta ahora no se podían abordar por sus complicaciones tecnológicas, está siendo finalmente resuelto en el marco del Subsistema de Información del Paisaje, que tiene como objetivo la gestión, ordenación y protección de los paisajes, en línea con el Convenio Europeo del Paisaje y con el Estatuto de Autonomía de nuestra comunidad autónoma.

El proyecto Enerscapes contribuye al subsistema de paisaje, desarrollando y permitiendo testar la metodología sobre visibilidad anteriormente citada. Los resultados concretos del proyecto, que se concretan en una guía de directrices enfocadas a la minimización del impacto de las instalaciones de energías renovables en el paisaje, se incorporarán también a dicho sistema aumentando su eficacia, hecho que redundará en la conservación de los paisajes andaluces. El subsistema de paisaje y las herramientas que lo constituyen permitirán a las administraciones organizar sus acciones a corto, medio y largo plazo con el fin de lograr una eficaz gestión de los ecosistemas, en el respeto de su herencia natural y cultural, apoyando un desarrollo seguro y sostenible.

El proyecto, que comenzó en 2010 y tendrá una duración de tres años se está realizando en colaboración con  un consorcio internacional de ocho socios conformado por la Agencia de la Energía de Malta, el Departamento de Ordenación Territorial de la Región de Lazio (Italia), la municipalidad de Volos  (Grecia), la Provincia de Vercelli (Italia), la Agencia de la Energía de Chipre, la Agencia de la Energía de la región de Rhone-Alpes (Francia), la Universidad de  Maribor (Eslovenia) y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía (España).

Durante la conferencia ENERSCAPES los socios confrontarán su marco normativo relativo a energías renovables y paisaje, compartirán información y conocimientos sobre buenas prácticas en la gestión de los paisajes desarrolladas en su propio país de procedencia y presentarán los análisis territoriales sobre las áreas pilotos que cada socio ha escogido para poder testar la metodología de evaluación de impacto ambiental y paisajísticos que se va a implementar a lo largo del proyecto. En el caso de Andalucía, se ha escogido como área piloto el Estrecho de Gibraltar, uno de los paisajes andaluces que ha sufrido una transformación intensa debido a la instalación de aerogeneradores y donde actualmente está en marcha el proceso de repotenciación. Este proceso supone la sustitución de los antiguos generadores de pequeña tamaño y escasa potencia por los de nueva generación, más potentes y que suponen un número mucho menor de molinos, aunque de mayor tamaño.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de