Investigadores de los departamentos de Protección Ambiental y de Fisiología y Bioquímica de la Nutrición Animal de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC) de Granada, y del departamento de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Granada, liderados por Rogelio Nogales Vargas-Machuca, reutilizarán las cenizas procedentes de la biomasa residual con fines energéticos para obtener nuevos productos y materiales y, de este modo,contribuir al desarrollo sostenible de los sectores agrícola, ganadero, medioambiental e industrial.

Los expertos han comenzado un proyecto de excelencia, que la Consejería andaluza de Economía, Innovación y Ciencia ha financiado con 381.668 euros, en el que desarrollan alternativas y tecnologías de bajo coste que les permitirán reciclar las cenizas, evitar apilamientos y vertidos indiscriminados. Según apuntan los investigadores, entre los diferentes sectores con potencial para la reutilización de las mencionadas cenizas están la agricultura, la ganadería y el medio ambiente.

Los investigadores caracterizarán las cenizas mediante métodos físicos, mineralógicos, morfológicos y químicos; y analizarán los efectos de su aplicación sobre el suelo. Uno de los objetivos es comprobar su efectividad como fertilizantes para su uso agrícola.

Por otro lado, evaluarán la capacidad de esas cenizas como adsorbentes en tecnologías de inmovilización de contaminantes orgánicos e inorgánicos del suelo, y en la descontaminación de aguas.

Uno de los aspectos más interesantes es su potencial como componentes de mezclas minero-vitamínicas para la alimentación de rumiantes. “Los resultados que se obtengan del proyecto de excelencia tendrán un carácter pionero y un indudable beneficio para los sectores agrícolas, ganadero y medioambiental; como también para el sector empresarial involucrado en el desarrollo de energías renovables, que podrá valorizar un residuo”, explica el responsable del proyecto, Rogelio Nogales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de