Francisco Moreno subrayó que la superficie de zonas rurales, agrícolas y forestales "nos permite no sólo producir las frutas y hortalizas que se exportan al resto del mundo, sino también ampliar las posibilidades de la Región para producir energía a partir de biomasa vegetal".

Este seminario reunió a expertos e investigadores de España, Francia, Italia y Alemania, que analizaron la rentabilidad de la actividad agroenergética respecto a las toneladas de biomasa que se producirían por hectárea, o el coste que podría conseguirse.

El objetivo de esta reunión técnica era analizar las posibilidades de la actividad agroenergética en el área mediterránea para la obtención de recursos energéticos, derivados de las actividades agrícolas, ganaderas y forestales. Se pretendía, asimismo, promover la cooperación entre agricultores, empresas e investigadores interesados a la hora de producir biomasa para dichos fines

Según Francisco Moreno, esta actividad "podría suponer una nueva oportunidad en las zonas rurales y una rentabilidad económica y local, similar a la de los espacios forestales, al cambiar su consideración de residuo por la de recurso con posibilidades de aprovechamiento".

El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) participa como socio en este proyecto, junto con el Conseil Régional Provence-Alpes-Cóte d´Azur (PACA, Francia), el CIHEAM-IAM de Montpellier (Francia), la Agencia Laore Sardegna (Italia), la Región de Apulia (Italia), la de Tesalia (Grecia), y ARELF (Assemblée des Régions Européennes Fruitiéres, Légumiéres et Horticoles, Aquitania, Francia).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de