Si bien la pandemia de coronavirus ha ralentizado los esfuerzos de mitigación del cambio climático este año, los gobiernos de todo el mundo están utilizando paquetes de estímulo para impulsar o acelerar sus viajes hacia la descarbonización y se necesitará más de 1 billón de dólares de inversión en metales clave para la transición energética (aluminio, cobalto, cobre, níquel y litio) durante los próximos 15 años solo para satisfacer las crecientes demandas de descarbonización, según Wood Mackenzie. Esto es casi el doble de lo invertido en los últimos 15 años.

Se puede discutir sobre el ritmo y la escala de la transición energética, pero la importancia crítica de los metales para su realización es indudable. En pocas palabras, la transición energética comienza y termina con los metales. Si desea generar, transmitir o almacenar energía baja o sin carbono, necesita aluminio, cobalto, cobre, níquel y litio.

Sin embargo, los fundamentos de varios metales son pobres y se están deteriorando, y los precios de la mayoría están muy por debajo de los niveles de incentivos a largo plazo. Es comprensible que los inversores no estén totalmente convencidos de que el camino hacia la recuperación esté asegurado o de las soleadas tierras altas que representa la transición energética.

“Los rendimientos a largo plazo de la inversión en minería y procesamiento se contraponen incómodamente con la necesidad de certeza de los pagos regulares de dividendos o las ganancias a corto plazo que se pueden obtener de otras clases de activos populares. Esto obstaculiza gravemente la capacidad de las juntas para tomar las decisiones necesarias a largo plazo para desarrollar la oferta que demandan los productos básicos relacionados con la transición energética de alto crecimiento”.

Descarbonización

“Esto plantea cuestiones fundamentales, y no solo para los consumidores de estos metales, que dependerán de un suministro predecible, asequible y, para algunos, de origen ético. Si los productores no pueden satisfacer las necesidades más básicas de los consumidores, seguramente llegará el momento en que encontrarán formas de innovar componentes crudos tan poco confiables de su cadena de suministro”, dijo Julian Kettle, vicepresidente de metales y minería de Wood Mackenzie.

Los productores se están volviendo cada vez más conscientes del carbono, y muchos establecen objetivos de carbono cero neto. Varias grandes empresas de alto perfil han descargado sus activos con alto contenido de carbono y/o adquirido reemplazos bajos en carbono. “No se trata solo del equilibrio de la cartera. La agenda verde tendrá un impacto profundo en la forma en que estas empresas extraen y refinan metales, con operaciones con bajas emisiones de carbono como una prioridad cada vez mayor”, dice Kettle.

Esto, en parte, explica el resurgimiento del interés en la recogida y uso de chatarra. Aumentar la dependencia del metal secundario ayudará a alcanzar los objetivos de sostenibilidad, reducir la demanda de capital y disminuir la huella de carbono de la producción. Sin embargo, la recolección y la clasificación de chatarra sigue siendo problemática y el metal secundario no se puede utilizar en varias aplicaciones que impulsan la transición energética, como el cableado eléctrico y el cableado que requiere metal primario.

“La adquisición y generación de energía verde está en primer plano y la optimización de la cartera es ahora una necesidad en la agenda de cualquier directorio. Parece que el punto de inflexión es inminente. Esperamos que el carbono se convierta en un componente no negociable de cualquier AGM, como lo hizo la seguridad en la década de 1990”, agregó Kettle.

Misma encrucijada

La industria se encuentra en la misma encrucijada en la que se encontraba antes, dice Wood Mackenzie. Las perspectivas a corto plazo son en general malas, con un deterioro de los fundamentos del mercado, aunque como resultado de una pandemia mundial en lugar de una inversión exagerada en la oferta.

“¿Pueden los productores posicionarse para invertir en nuevos suministros, no solo para compensar el agotamiento de la mina sino también para el crecimiento en los mercados convencionales y de transición energética? ¿Pueden descarbonizar y navegar por el campo minado cada vez más complejo del panorama ESG y ofrecer los beneficios esperados?”.

“Los mineros son expertos en hacer malabarismos con demandas conflictivas. La pregunta es si son lo suficientemente expertos para manejar esta tormenta perfecta de problemas y oportunidades”, dijo Kettle.

Fuente: José A. Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/sera-necesario-invertir-1-billon-de-dolares-en-metales-clave-para-cubrir-las-crecientes-demandas-de-la-descarbonizacion-para-2035/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de