Imagen: Energía eólica/ Marisela Murcia

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha destacado, durante la clausura del IV foro Euromediterráneo de la energía que se celebra en Barcelona, que hay que reforzar la cooperación en energía y cambio climático como seña de identidad de la Unión por el Mediterráneo.

Para Teresa Ribera los datos aportados por el observatorio mediterráneo de la energía para la región mediterránea muestran la fuerte dependencia energética del exterior, con una previsión de que la demanda de la energía aumente hasta un 50% en 2030 y donde los combustibles fósiles supondrán el 80% de esa demanda. Además el bajo precio de las materias primas unido temporalmente al bajo precio de la tonelada de carbono pueden ser un incentivo poco atractivo para orientar las inversiones hacia las energías renovables.

Para superar esta prospectiva, la secretaria de Estado ha subrayado la necesidad de trabajar para poder construir otro modelo diferente, compatible con los escenarios que se manejan para la próxima Cumbre de Copenhague sobre cambio climático, donde los países desarrollados deberán reducir sus emisiones en un 30% en 2020 respecto a 1990, objetivo que resulta consistente con el recientemente aprobado Paquete de Energía y Cambio Climático, mientras que los países en desarrollo deberían reducir el ritmo de crecimiento de sus emisiones respecto a los niveles tendenciales.

Teresa Ribera ha señalado que el área mediterránea ofrece una oportunidad única ya que no existe otra región en el mundo con más potencial de cooperación y aprovechamiento de recursos compartidos y complementariedades. Y en ese contexto, España puede aportar el qué-como necesario para el avance del potente sector de las energías renovables en la región.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de