Se muestra en exclusiva el primer vídeo subacuático del zifio de True

Se conocen 22 especies de zifios, aunque de 17 de ellas (entre las que figura el zifio de True) apenas hay información. Se sabe, por ejemplo, que permanecen sumergidos en el océano durante mucho tiempo y a grandes profundidades. Algunas especies pasan el 92% de su tiempo bajo el agua, y son capaces de aguantar hasta dos horas a unos tres kilómetros de profundidad, un récord que ha sido registrado gracias a los dispositivos que se han colocado en algunos ejemplares. Sus salidas a la superficie entre inmersión e inmersión son escasas y muy breves y, a diferencia de los delfines, no realizan saltos acrobáticos, por lo que es muy difícil avistarlos. 

El zifio de True fue descrito por primera vez en 1913 por Frederick W. True, conservador del antiguo Museo Nacional de EEUU (ahora Smithsonian), tras examinar a una hembra adulta que el año anterior había quedado varada en la Bahía de Beaufort (Carolina del Norte). Desde entonces son raras las ocasiones en las que han sido observados con vida y tampoco son abundantes los ejemplares hallados tras quedar varados. Ahora, un equipo de investigadores presenta el primer vídeo submarino en el que aparecen tres de estos esquivos cetáceos. También han logrado fotografiar a una cría de corta edad.

La grabación y las imágenes acompañan a una investigación, publicada en la revista de acceso libre Peer J, sobre unos patrones o marcas observadas en su piel que ayudarán a distinguir al zifio de True de otros cetáceos. Y es que estos animales tienen en su piel patrones con colores variables que son compartidos por otras especies de su grupo, lo que ha dificultado su identificación durante las ocasiones en las que se ha dejado ver en la superficie del mar, pues sólo saca una parte de su cuerpo.

Según explica a EL MUNDO Natacha Aguilar de Soto, coautora del estudio, el vídeo fue grabado cerca de la costa de las Azores durante un viaje educativo en el marco del programa para estudiantes Master Mind, en una pequeña lancha hinchable: "De repente, tres zifios aparecieron y comenzaron a nadar alrededor del barco. Un profesor que llevaba una pequeña cámara submarina grabó la escena. Nadie en el barco reconoció la especie de zifio que nadaba a cinco metros del barco y ninguno se dio cuenta de que estaba grabando el primer vídeo de zifios de True", señala la investigadora de la Universidad de La Laguna, en Tenerife, y de la Universidad de St. Andrews (Escocia). "Estos estudiantes fueron testigos accidentales de algo para lo que muchos investigadores dedican su vida y nunca han logrado ver", señala.

Saben que los tres zifios que aparecen en el vídeo eran hembras adultas o subadultas porque no tenían dientes en la mandíbula inferior, como los machos, que sí tienen. "Los zifios se alimentan succionando o agarrando a sus presas, sin necesidad de usar los dientes. Esto sugiere que los dientes son utilizados para los enfrentamientos entre machos, al igual que los grandes cuernos de los ciervos", propone Aguilar. "Las tres salieron a la superficie a la vez y todas ellas desaparecieron al mismo tiempo, mostrando una coordinación de grupo típica de los zifios", añade la investigadora.

Según la científica, no es frecuente que los zifios se acerquen a embarcaciones paradas aunque, a veces, como en aquella ocasión, sí lo hacen, probablemente por curiosidad: "Normalmente no se acercan a los barcos, al contrario que los delfines, que frecuentemente vienen a la proa. Juegan con la onda de presión que crea la proa en el agua al avanzar el barco, de modo que están surfeando, navegando sin esfuerzo, pero esto requiere mucha destreza y capacidad de maniobra rápida. Los zifios son animales más lentos, gracias a ello pueden aguantar dos horas bajo el agua porque tienen un metabolismo bajo", explica.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de