En este artículo hablaremos de las distintas formas que adopta el agua simplemente al depositarse sobre objetos terrestres, y de aquellas partículas de agua levantadas por el viento y transportadas, bien sea en estado líquido o sólido.

AGUA EN DEPÓSITO

Escarcha

Consiste en el depósito de agua en forma de hielo sobre las superficies, generalmente de aspecto cristalino, debido a la sublimación (paso de gas a sólido de forma directa) del vapor de agua circundante al objeto.

Es necesario que las superficies estén a una temperatura inferior a 0°C y que la humedad relativa del aire sea alta, por lo menos superior al 60-70%.

También necesitamos una relativa calma en los vientos. La forma que adquiere el hielo en la escarcha es de escamas o agujas, y en menor medida en forma de plumas.

Se da en épocas frías del año, con vientos en calma y cielos despejados, es decir, normalmente por heladas debidas a irradiación nocturna y se deposita en zonas cercanas al suelo y preferentemente horizontales.

Cencellada blanca

Es un hidrometero que consiste en un depósito de hielo formado generalmente por la congelación de gotitas de niebla o de nubes subfundidas, sobre objetos duros, cuya superficie esta a temperatura por debajo, o ligeramente, por encima, de 0°C. La fotografía que se muestra aquí corresponde a cencellada débil.

Es una cencellada frágil que consiste principalmente en agujas o escamas delgadas de hielo. Se deposita en todos los lados de los objetos que se hallan en el suelo o cerca de él, en condiciones de viento débil o calma.

Se desprende fácilmente sacudiendo los objetos. ¿Cómo se forma? Principalmente con temperaturas del aire por debajo de -8°C, la formación de cencellada débil no requiere necesariamente la presencia de niebla.

AGUA EN DESPLAZAMIENTO

Roción

Se trata de las pequeñas gotas que escapan de la superficie del mar al romper las olas. Reduce la visibilidad horizontal y aporta sales marinas al aire.

BIBLIOGRAFÍA

  • Organización Meteorológica Mundial: Atlas Internacional de Nubes, Volumen I y II.
  • Marcel Costa, Jordi Mazon (2009): Conocer Las Nubes. Lectio Ediciones.
  • Martin Vide, Javier; Grimalt Gelabert, Miquel y Francesc, Mauri (1996): Guía de la atmósfera. Previsión del tiempo a partir de la observación de las nubes. Edicions El Medol.
  • Instituto Nacional de Meteorología y Ministerio de Medio Ambiente (2004): Las nubes, las maravillosas nubes.
  • Quirantes Calvo, José A.; Gallego Poveda, José A. (2011): Atlas de Nubes y Meteoros. La Editorial de Ureña, Castilla Tradicional, S.L.; Cantabria Tradicional, S.L.
  • Häckel, Hans (2004): Guía de identificación de nubes. Ediciones Omega.
  • Costa, Marcel; Mazon, Jordi (2006): Nubes y fenómenos meteorológicos. Clasificación, identificación. Ediciones Geoestel.

Fuente: Javier Martínez de Orueta, Técnico en Medio Ambiente y Educador Ambiental,

Twitter: @javioru,

Instagram: @jmartinezdeorueta,