PIXABAY

La Comisión Europea quiere que la transición de la Unión Europea (UE) hacia una economía más sostenible, además de reducir la contaminación de emisiones de CO2, lleve aparejado un progreso ecológico del aire, el agua y el suelo que mejoren la salud de los ciudadanos y acorten las desigualdades sociales.

Una de cada ocho muertes en la UE está ligada a la contaminación, señala el Ejecutivo comunitario en un plan de acción adoptado este miércoles que sirve como declaración de intenciones sobre áreas concretas de políticas medioambientales que Bruselas quiere desarrollar legislativamente esta década para conseguir una Europa libre de tóxicos a mitad de siglo.

Plan Contaminación Cero

El plan, titulado “Contaminación Cero”, trasciende a la ecología e incluso la salud y se apoya también en una dimensión social del medioambiente, pues el 90% de las muertes por la contaminación afecta a los más vulnerables: niños, enfermos, personas con discapacidad y a quienes “viven en condiciones socioeconómicas más pobres, creando así más desigualdades”.

La presentación coincide con los días en los que Bruselas está recibiendo de los veintisiete Estados miembros los planes de recuperación tras la pandemia de coronavirus, donde se exige que el medioambiente represente un 37% de las inversiones y que, junto al presupuesto de la UE hasta 2027, supondrán el desembolso de la ingente cantidad de 1,8 billones de euros.

Se trata de actuar ahora porque hacerlo más tarde sería “mucho más difícil y mucho más caro”, resumió Timmermans.

Objetivos para 2030

Conforme a esas premisas, y al hecho de que la contaminación amenaza la supervivencia de uno de cada ocho millones de especies de animales y plantas, una situación que seguirá empeorando, la Comisión plantea una serie de objetivos concretos con vistas a 2030 para ir transformando en leyes.

Bruselas aspira a que la Unión Europea reduzca en un 55% las 400.000 muertes prematuras anuales de ciudadanos europeos que el Ejecutivo comunitario atribuye a la contaminación atmosférica, un problema muy observado en los últimos años.

La Comisión Europea abre frecuentemente procedimientos de infracción a los Estados miembros por incumplimientos en la legislación medioambiental y muchos están bajo lupa precisamente por la calidad del aire de sus grandes ciudades, entre ellos España.

El plan de la Comisión propone también “reducir en un 30% la proporción de personas afectadas crónicamente por el ruido del transporte”, limitar “significativamente” y recortar “en un 50% los desechos municipales residuales”.

Se marca también las metas de dividir a la mitad la basura de plástico en el mar generada por la UE, aminorar en un 30% los microplásticos liberados en el medio ambiente, reducir un 50% el uso de pesticidas químicos y limitar “un 25% los ecosistemas de la UE donde la contaminación del aire amenaza la biodiversidad”.

Perspectivas regional y exterior

En líneas más generales, Bruselas quiere revisar las leyes de residuos para adaptarlas a la economía circular, conseguir patrones de producción y consumo más sostenibles y mejorar el aire que se respira. Y para ello confía en fijar “un cuadro de indicadores del rendimiento ecológico de las regiones de la UE”.

También quiere que Europa deje de exportar residuos tóxicos a terceros países, donde el escaso control implica “un riesgo demasiado grande” de que aumenten los delitos y el crimen organizado, según el Tribunal de Cuentas de la UE.

La Comisión Europea también adoptó este miércoles un plan específico sobre océanos sostenibles que presentará el próximo lunes.

Fuente: EFE VERDE,

Artículo de referencia: https://www.efeverde.com/noticias/ue-agua-aire-suelo/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de