Madrid y Barcelona son las ciudades españolas con un problema más serio de contaminación

Sin embargo, aún sobrepasan lo que la propia OMS considera recomendable: un valor promedio anual de 10 microgramos por metro cúbico de estas sustancias, formadas, entre otros elementos, por polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas o cemento, que aumentan la incidencia de problemas respiratorios al ser inhalados. Barcelona, con 15, y Madrid, con 10, están en la parte media-baja de la tabla de las principales ciudades europeas con un problema con la calidad del aire. Nuestros vecinos de Lisboa registran 11 microgramos por metro cúbico de media, Londres está empatada con la ciudad condal y, como líderes del dudoso honor medioambiental en Europa, Estambul, Varsovia y Budapest

Las partículas en suspensión de menos de dos micras, asegura Ecologistas en Acción, son incluso más peligrosas de las de menos de 10 micras (PM10) porque tienen mayor capacidad de penetración en nuestras vías respiratorias y porque suelen tener origen antropogénico: en concreto, vienen en su mayoría de los tubos de escape de los vehículos a motor diésel. El Área Metropolitana de Barcelona incluye el PM10 en su plan contra la contaminación atmosférica, mientras que el protocolo madrileño se centra en el otro gran peligro, el dióxido de nitrógeno. 

Además de Londres, empatada con la capital catalana a 15 microgramos por metro cúbico de media, las grandes urbes de nuestro continente parecen tener un problema más serio que España con estas partículas en suspensión. La capital de la República Checa, Praga, registra 19 microgramos y está seguida de Bruselas y París, con 18. Roma, en Italia, cuenta con 17 microgramos, y Ámsterdam, en Países Bajos, famosa por el uso masivo de las bicicletas como medio de transporte, saca un sorprendente 16, al igual que Berlín. Dentro de la primera división de contaminación por partículas en suspensión, solo Helsinki (Finlandia), Edimburgo (Reino Unido) y Estocolmo (Suecia) están por debajo de Madrid, con 9, 8 y 6 microgramos por m3 de media registrados, respectivamente. 

Estambul lidera el ranking de las principales ciudades europeas en cuanto a polución por partículas en suspensión, con 33 mg/m3. Es entendible si tenemos en cuenta que Turquía copa los 10 primeros puestos de las urbes más contaminadas del continente. Tetovo, en Macedonia, es la primera con 81 microgramos. Les siguen Batman (67), Hakkari (67) y Gaziantep (66), todas en el país turco. 

Zabol, en Irán, es la ciudad más contaminada por partículas en suspensión de menos de dos micras del mundo. La ciudad, de 128.476 habitantes, es azotada persistentemente por tormentas de arena durante gran parte de los días veraniegos. Registra de media 217 microgramos por metro cúbico, cuando lo saludable según la OMS es menos de 10. Ciudades de India, Arabia Saudí y China conforman el top 20 de las peores ciudades al respecto. Gwalior y Allahabad (India) suceden a Zabol, con 176 y 170 mg respectivamente, seguidas de Riyadh (156) y Al Jubail (152), en Arabia Saudí. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de