En este escenario el informe de BP Energy Outlook 2018 contempla para 2040 un mix con petróleo, gas, carbón y combustibles no fósiles, cada uno contribuyendo en aproximadamente una cuarta parte. Eso sí, las energías renovables serían, con diferencia, la fuente de combustible con más rápido crecimiento, multiplicándose por cinco y proporcionando alrededor del 14% de la energía primaria.

Hasta el 2040 la demanda de petróleo crecería durante gran parte del período estudiado para estabilizarse en los últimos años mientras que la demanda de gas natural haría que superara al carbón como la segunda fuente de energía.

Así las cosas, en esta probable situación, a la que el BP Energy Outlook 2018 ha llamado “Evolving Transition”, el petróleo y el gas natural representarían más de la mitad de la energía mundial y el consumo mundial de carbón se mantendría estable.

Aumento del número de coches eléctricos

Es de destacar que aunque el documento señala que el número de coches eléctricos crecería hasta suponer cerca de un 15% del parque automovilístico, debido a una mayor intensidad en su uso sólo representarían el 30% de los kilómetros recorridos con vehículos de pasajeros.

Todo estos datos lleva al decepcionante hallazgo de que las emisiones de carbono continuarían aumentando, “lo que indica la necesidad de un exigente conjunto de acciones para lograr una ruptura decisiva con el pasado“, dice BP en un comunicado. En concreto, en este escenario, las emisiones de carbono aumentarán un 10% hasta 2040. Si bien este es un índice de crecimiento mucho menor que el observado en los últimos 25 años, sigue siendo mayor que la fuerte disminución que se considera necesaria para alcanzar los compromisos de París.

Economías en desarrollo de rápido crecimiento

El informe BP Energy Outlook 2018 pone de manifiesto que todo el crecimiento en el consumo de energía va a tener su origen en las economías en desarrollo de rápido crecimiento: China e India representarán la mitad del aumento de demanda mundial de energía hasta 2040. A lo largo del período, la demanda energética de China se desacelerará pero en India será menos pronunciada y, a comienzos de la década de 2030, superará a la primera.

Por cierto, que en las últimas etapas del periodo de estudio, África también cobra un papel cada vez más importante en el impulso de la demanda de energía, contribuyendo más al crecimiento de la demanda mundial de 2035 a 2040 que China.

El BP Energy Outlook 2018 también explora un escenario de transición incluso más rápido, que contempla la misma reducción de emisiones de carbono que el “Escenario de Desarrollo Sostenible” de la Agencia Internacional de Energía, donde las emisiones caen casi un 50% hacia el año 2040. La mayor parte de la reducción adicional de emisiones en este escenario, frente al base “Evolving Transition”, proviene del sector eléctrico, que está casi totalmente descarbonizado para 2040, explica el comunicado.

Fuente: Alonso Asensio / Energy News,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de