Hoy  lunes  23  de  marzo  se  celebra  el  Día  Meteorológico Mundial bajo el lema “El tiempo, el clima y el aire que respiramos”.

Todos los años la  comunidad meteorológica mundial  celebra  esta  fecha  y  elige  un  lema  que  en esta  ocasión  quiere  ser  un  reconocimiento  al  logro  de  la  integración  de  las cuestiones medioambientales  en  el marco  de  las  actividades  de  la Organización Meteorológica  Mundial (OMM) y  llamar  la  atención  sobre  los  esfuerzos  coordinados  y compartidos mundialmente para mejorar la calidad del aire que respiramos.

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino  (MARM)  se suma a  los actos organizados por  la Agencia Estatal de Meteorología para celebrar este día.

El tiempo, el clima y el aire que respiramos”.

En  Madrid  consisten  en  una  mesa  redonda  sobre  “El  aire  que  respiramos”, moderada  por  Domingo  Jiménez  Beltrán,  Asesor  del  Observatorio  de  la Sostenibilidad de España y ex Director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, en  la  que  participarán  representantes  del  MARM,  del  Ministerio  de  Sanidad  y Consumo  y  de Ecologistas  en Acción. Posteriormente,  se  hará  la  entrega  de  los Premios  Nacionales  2009  a  los  colaboradores  de  la  Agencia  Estatal  de
Meteorología (AEMET) . 

También todas las delegaciones de AEMET  llevarán a cabo actos conmemorativos de este día en sus respectivos ámbitos territoriales.

La meteorología, más cerca de los ciudadanos

Con el lema elegido este año para la celebración del Día Meteorológico Mundial se quiere  llamar  la atención sobre  la  relación estrecha que existe entre el  tiempo, el clima y el aire que respiramos. Cada ciudad, cada región tiene una calidad de aire con unas características propias que obedecen a esta interacción.

El aire que  respiramos  cambia constantemente y  tanto el desarrollo urbano como la  modificación  de  la  superficie  de  la  tierra  y  el  cambio  climático,  fenómenos derivados de la explosión demográfica mundial, están alterando la composición de nuestro aire y esos cambios pueden afectar drásticamente al tiempo, al clima y por consiguiente, a nuestra salud y a la de nuestros ecosistemas.

La  OMM  se  creó  en  1950  y  se  convirtió  en  el  organismo  especializado  de  las Naciones Unidas para la meteorología (el tiempo y el clima) la hidrología operativa y  las  ciencias  geofísicas.  Por  tanto  la  OMM  es  el  portavoz  autorizado  de  las Naciones Unidas sobre el estado y el comportamiento de la atmósfera terrestre, su interacción  con  los  océanos, el  clima  que  produce  y  la  distribución  resultante  de los recursos hídricos. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de