PIXABAY

El hidrógeno ha sido catalogado como la energía limpia del futuro por los gobiernos de todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, Europa, Australia y Japón. Pero un nuevo estudio publicado en la revista Applied Energy informa de que la fabricación de hidrógeno a partir de combustibles fósiles produce emisiones «sustanciales» de gases de efecto invernadero que son el impulsor del calentamiento global, incluso con la tecnología de captura de carbono, que captura el dióxido de carbono antes de que se libere a la atmósfera y lo bombee bajo tierra.

Fiona Beck, de la Universidad Nacional de Australia, coautora del artículo, señala:  «El hidrógeno hecho de gas natural conduce a más emisiones, metano que se filtra al medio ambiente durante la extracción y el procesamiento del gas natural, en comparación con solo quemar gas natural directamente. Incluir la captura y almacenamiento de carbono en el proceso en realidad aumenta aún más las emisiones, ya que se necesita más gas natural para alimentar el proceso».

Más de 100 países, incluido Estados Unidos, firmaron un Compromiso Global de Metano en la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, prometiendo reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030 respecto a los niveles de 2020.

Muchos países están apostando por el hidrógeno para ayudar a levantar sus ambiciosos planes de transición energética. Algunos gobiernos han dado prioridad al «hidrógeno verde», que utiliza energía renovable, como la generada por turbinas eólicas o paneles solares, para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno.

Otros, incluidos los Estados Unidos, Canadá, China, Japón, Corea, Noruega y Australia, han abogado por un enfoque tecnológicamente neutral: potencialmente allanar el camino para un papel prominente del hidrógeno «azul», como se le conoce, producido a partir de combustibles fósiles como el gas natural.

La puesta en escena del hidrógeno verde

En muchos lugares, todavía no hay suficiente energía renovable para producir grandes cantidades de hidrógeno verde, y el proceso sigue siendo costoso. Pero eso podría estar a punto de cambiar, según los investigadores, ya que los gobiernos que invierten fuertemente en tecnologías basadas en combustibles fósiles van a comenzar a encontrarse con activos varados.

Un estudio reciente sugirió que el hidrógeno verde ya puede ser más barato que el hidrógeno azul en Australia, donde la abundante luz solar del país, la enorme superficie terrestre y los poderosos vientos han impulsado el crecimiento de las energías renovables en los últimos años y han reducido sus costes.

Fuente: The Washington Post, Javier López de Benito / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/producir-hidrogeno-azul-ocasione-emisiones-significativas/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de