PIXABAY

El confinamiento, se esperaba, podría tener efectos positivos para luchar contra la contaminación, pero el 2020 ha dejado algunas de cal y otras de arena: durante el año pasado la calidad del aire ha mejorado sustancialmente en España, con una reducción notable de los niveles de elementos contaminantes, que se situaron en sus mínimos de la última década y seguramente también desde que existen mediciones, en 1990.

El resultado ha sido una menor población y territorio afectados por la contaminación. Pero al mismo tiempo, un 88% de los españoles siguieron respirando aire sucio el año pasado: 42 de los 47 millones de españoles. Esa contaminación se extendió, además, por 402.000 kilómetros cuadrados.

El informe anual de la ONG Ecologistas en Acción refleja una reducción “sin precedentes” de la contaminación, pero para la organización “no es suficiente”. 

En este sentido, si se tienen en cuenta los estándares de la normativa europea, que son más laxos que las recomendaciones de la OMS, fueron 8,5 millones de personas en España las que respiraron aire contaminado, lo que significa una quinta parte del total y que son 4 millones de afectados menos respecto a 2019. Mientras, la superficie expuesta a niveles de contaminación dañinos para la vegetación alcanzó a 210.000 kilómetros cuadrados, el 42% del territorio y unos 40.000 kilómetros cuadrados menos que el año anterior.

Analizando la última década, comunidades autónomas como Extremadura, Cantabria o Asturias lideran la clasificación en esa reducción de la contaminación, con Madrid y Cataluña también en una dinámica positiva. Menos notorio es el efecto en otras comunidades como Canarias o La Rioja.

Contaminación

Como era de esperar, el factor esencial para explicar la mejoría de la calidad del aire durante 2020 es la reducción general de la movilidad y la actividad económica derivada de los dos estados de alarma declarados para combatir la Covid-19, con la dramática situación sanitaria y social que todavía vivimos. El cierre de la mayoría de las centrales térmicas de carbón también parece haber contribuido localmente a la drástica disminución de las emisiones.

El informe añade que la principal fuente de contaminación en las áreas urbanas, donde se concentra la mayor parte de la población, “es el tráfico motorizado”, que tiene que ir reduciéndose más en los próximos años, a la vez que se apuesta por “el transporte público”.

Asimismo, Ecologistas expresa que el ozono es el contaminante que presentó un año más una mayor extensión y afección a la población. No obstante, la frecuencia de las superaciones de los estándares legal y de la OMS ha sido muy inferior a la de años precedentes, “con un descenso de respectivamente el 55% y el 41% en relación al promedio de las registradas en el periodo 2012-2019” en el conjunto de España.

Cambios en los hábitos y apuesta por las energías “limpias”

“La única forma de mejorar la calidad del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando el tránsito peatonal, la bicicleta y el transporte público limpio, esgrime la ONG.

También es necesario, añaden, “promover el ahorro energético, adoptar las mejores técnicas industriales disponibles, cerrar las centrales térmicas de combustibles fósiles, penalizar el diésel, reducir el uso del avión y declarar sin dilaciones un área de control de las emisiones del transporte marítimo en el Mediterráneo”, y pone como ejemplo las existentes en el Mar Báltico y el Mar del Norte.

Ecologistas en Acción concluyen de forma rotunda: “La contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden”El informe refleja que cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en España por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Según el Instituto de Salud Carlos III, 10.000 de ellas fallecen en episodios de alta contaminación. La mejora de la situación en 2020 es en este sentido una excelente noticia.

Asimismo, dicen, los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica “representan al menos 50.000 millones de dólares al año, un 3,5% del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales”.

Fuente: EMILIO ORDIZ / 20minutos,

Artículo de referencia: https://www.20minutos.es/noticia/4738986/0/espanoles-aire-sucio-pese-confinamientos/?autoref=true,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de