PIXABAY

El Cuadro de indicadores de políticas de carbono cero del G20 de BNEF evalúa las políticas de descarbonización de los países del G20 para medir qué gobiernos han implementado regímenes para lograr los objetivos del Acuerdo de París o una descarbonización más sustancial. Destaca ejemplos de lo que funciona y podría replicarse en otros lugares, y señala dónde se necesitan más avances.

A solo nueve meses de la próxima ronda crítica de conversaciones climáticas internacionales, las economías más grandes del mundo están lejos de tener políticas adecuadas para cumplir con los compromisos ecológicos hechos en la conferencia climática COP21 en París, en 2015, por no hablar de nuevas promesas más audaces para descarbonizar, según una nueva investigación de BloombergNEF (BNEF).

“Las promesas de alto nivel durante el último año, en particular, han sido impresionantes con las principales economías como la Unión Europea, Japón, Corea del Sur y China prometiendo llegar a emisiones ‘netas cero’ o neutralidad de carbono en una fecha futura”, dijo Victoria Cuming, jefa de análisis de políticas globales de BNEF. «Pero la realidad es que los países simplemente no han hecho lo suficiente en casa con políticas de seguimiento para cumplir incluso las promesas hechas hace más de cinco años».

Gran parte del progreso logrado hasta la fecha a nivel mundial en la reducción de la tasa de crecimiento de las emisiones de CO2 se ha producido en el sector energético. El informe evalúa las políticas energéticas nacionales y regionales, al tiempo que examina otros segmentos importantes de la economía global responsables de la producción de CO2: transporte por carretera, combustibles ecológicos, edificios, industria y economía circular.

Políticas de los países del G20

“Si bien algunas políticas del sector energético han dado resultados, la mayoría de los países han hecho poco en otras áreas de la economía”, dijo Cuming. “E incluso dentro de cada sector, no es suficiente implementar incentivos para una tecnología, se requieren múltiples vías”.

Los países incluidos en el Cuadro de indicadores han obtenido una puntuación del 100% según 122 métricas cualitativas y cuantitativas relacionadas con el número, la solidez y la eficacia de las políticas implementadas. En general, Alemania y Francia obtuvieron las puntuaciones más altas por tener las mejores combinaciones de políticas para estimular la descarbonización, pero aún tienen margen de mejora, según el estudio.

Los países del G20 lograron una puntuación media del 47%. Los países que encabezan la clasificación han ejecutado un mayor número de medidas sólidas y concretas para lograr sus objetivos ambiciosos pero alcanzables. Han introducido políticas para impulsar el cambio tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda. Sus procesos de formulación de políticas son relativamente transparentes y predecibles, y sus iniciativas están comenzando a tener un impacto mensurable.

El progreso en todos los sectores ha sido muy desigual. El G20 obtuvo la mejor puntuación colectiva por sus políticas de energía (con un 58%), porque todas las naciones han introducido algún apoyo gubernamental para promover tecnologías limpias. Sin embargo, para lograr los objetivos de París, deberán prestar mucha más atención a otros sectores, en particular los edificios y la industria, que obtuvieron puntajes promedio del 42% y 37%, respectivamente.

Fuente: José A. Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/las-politicas-climaticas-de-los-paises-del-g20-no-cumplen-con-las-promesas-de-paris/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de