Es evidente que Madrid superó en 2010 los límites legales de contaminación para el dióxido de nitrógeno, NO2 como reconoció la propia Delegada de Medio Ambiente. Según los datos del Ayuntamiento, 18 de las 24 estaciones de medición rebasaron el valor límite anual de este contaminante, fijado en 40 µg/m3, mientras que el valor medio de la red fue de 44 µg/m3. Del mismo modo, 6 estaciones rebasaron el valor límite horario de NO2 en 2010 en más de 18 ocasiones. La estación de Fernández Ladreda registró 76 superaciones del valor límite horario de NO2, 4 veces por encima de las superaciones permitidas. La estación de Ramón y Cajal, además de registrar 68 superaciones del valor límite horario, registró 2 superaciones de los 400 µg/m³.

Nada de esto fue fortuito o imprevisible. Desde el año 2001, cuando entró en vigor en la UE la actual legislación sobre calidad del aire, el municipio de Madrid viene superando los límites legales para este contaminante sin que se tomen las medidas adecuadas para evitarlo. Por ello, si no se adoptaban actuaciones más drásticas de reducción del tráfico, era esperable que en 2010 volviéramos a superar los límites legales. Así ha ocurrido.

Por este motivo, Ecologistas en Acción ha decidido denunciar al Alcalde de Madrid, D. Alberto Ruiz-Gallardón, como máxima autoridad municipal, y a Dª Ana Botella, como Delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente, para que se les impute el delito contra el medio ambiente definido en el artículo 325 del Código Penal.

Dicho artículo castiga “a quien provoque, directa o indirectamente, emisiones a la atmósfera” (ambos han cometido este delito indirectamente por no abordar las medidas necesarias para evitar las emisiones del tráfico); “Contraviniendo disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente” (la legislación de calidad del aire, que además del medio ambiente protege la salud de las personas); “Que puedan perjudicar gravemente el equilibrio de los sistemas naturales” (y también la salud de las personas, como se sabe por numerosos estudios científicos).

La intención de Ecologistas en Acción no es otra que tratar de conseguir lo que no ha podido alcanzar tras años y años de reiterada denuncia pública: que los madrileños y madrileñas hagamos efectivo nuestro derecho a respirar aire limpio en el menor plazo de tiempo posible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de