A pesar de la mejora mostrada entre los años 2010 y 201, Europa debe reforzar su lucha contra la contaminación atmosférica. En las grandes urbes, las emisiones derivadas del transporte suponen un grave problema.

Algunos contaminantes del aire siguen perjudicando la salud y el medio ambiente en Europa. Los contaminantes atmosféricos más importantes son el material particulado, el ozono y el dióxido de nitrógeno, un hecho que también se refleja en la nueva versión de AirBase lanzada por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). AirBase proporciona información pública sobre la calidad del aire para Europa.

"Aunque los nuevos datos muestran una mejora evidente entre 2010 y 2011, Europa aún tiene que trabajar duro para reducir la contaminación del aire", dijo la Directora Ejecutiva del EEE Jacqueline McGlade. "Las emisiones procedentes del transporte siguen siendo un problema importante, sobre todo en algunas ciudades."

Límites de emisiones, sobrepasados por muchos países

La Directiva NEC abarca cuatro contaminantes atmosféricos prioritarios: dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles no del metano (COVNM) y amoniaco (NH3). Estos contaminantes pueden causar problemas respiratorios, contribuyen a la acidificación de los suelos y las aguas superficiales, y dañan la vegetación.

Un análisis inicial de los datos “finales” de 2010 confirma que doce Estados miembros superaron sus respectivos límites máximos de NOx. De acuerdo con datos preliminares, siete de estos Estados miembros siguieron violando estos límites máximos de NOx en 2011, en algunos casos por cantidades relevantes.

Transporte por carretera

El transporte por carretera representa aproximadamente el 40% del total de las emisiones de NOx de la UE-27. Además, las reducciones de NOx en este sector en las últimas dos décadas no han sido tan grandes como se había previsto. Esto es en parte debido a que la demanda de transporte ha sido mayor de lo esperado, y en parte debido a que las condiciones reales de conducción en ocasiones han dado lugar a emisiones mayores que las previstas en las normas de emisiones de vehículos.

Airbase

Como novedad este año, el lanzamiento AirBase va acompañado de mapas interactivos que muestran los valores medidos de concentración de contaminantes en el aire en toda Europa. Los mapas proporcionan una visión general de la extensión de las áreas problemáticas y los lugares donde los estándares de calidad del aire que se superen.

AirBase aire ofrece datos de monitoreo de la calidad e información facilitados por 38 países de toda Europa. La última versión contiene más de 2.000 millones de registros, que abarcan desde 1973 hasta 2011, y permitirá una evaluación actualizada de la situación y tendencias de la calidad del aire en Europa.

Comprender la contaminación del aire y sus impactos

Uno de los objetivos de la revisión actual de la política comunitaria del aire es comprender mejor la contaminación atmosférica en Europa y sus repercusiones para apoyar futuras iniciativas políticas. Junto con la nueva versión de la AirBase, la información sobre las emisiones contaminantes es un recurso importante para las políticas de aire de Europa. La publicación anual de la AEMA "Estado de la Directiva NEC", y "Calidad del Aire en Europa”, que se publicará a mediados de 2013, seguirá analizando los últimos datos comunicados por los Estados miembros.

Tras la revisión de la política comunitaria de aire, la Comisión Europea deberá publicar una propuesta de revisión de la Directiva NEC en otoño de este año, lo que podría pedir límites de emisión más estrictos para 2020 o más allá con el fin de proteger mejor la salud y el medio ambiente. Por primera vez, un límite máximo para las partículas finas (PM2.5) se podría introducir. A falta de una nueva legislación, sin embargo, la Directiva NEC sigue vigente y obliga a los Estados miembros a mantener las emisiones por debajo de los límites máximos nacionales también en el futuro.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de