Tributos verdes

“La reforma es muy importante para el desarrollo sostenible, es muy novedosa y conveniente para nuestro sector”, dijo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Luis Gilberto Murillo Urrutia, desde Valledupar, al referirse a la reforma tributaria, que incluye impuestos para frenar las emisiones de Gases Efecto Invernadero.

De acuerdo con el funcionario, con estos incentivos tributarios el sector de ambiente y desarrollo sostenible podrá avanzar en el cumplimiento de sus metas ambientales y de los compromisos internacionales en el marco del Acuerdo de París.

“En Colombia, por primera vez, se establecen los impuestos verdes. Empezando por el impuesto nacional al carbono, que es una tarifa que se le va a cobrar a los combustibles fósiles para disminuir nuestras emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI), sobre todo dióxido de carbono”, explicó Murillo y agregó que el país tiene el compromiso de reducir las emisiones en un 20%, del valor tasado a 2010, “esa meta se debe lograr en el año 2030 en el marco del acuerdo de París y este impuesto nos ayuda a poder disminuir casi en un 10% el compromiso que tenemos hacia el año 2030. Esto genera enormes dividendos ambientales porque lo que hace es incentivar el uso de combustibles que no nos generen calentamiento global”.

El impuesto va a tener una tasa de 15 pesos que se va a cobrar por tonelada de dióxido de carbono equivalente que se emita, “por ejemplo, en el caso de los combustibles líquidos se van a tasar, entre otros, el diesel, el keroseno, la gasolina, que se va a cobrar 135 pesos por galón, que es el cálculo de la emisión que se generaría con la base que tenemos”, explicó el titular de la cartera ambiental, y resaltó la importancia de este impuesto y su pertinencia para la economía.

El valor del impuesto se calculó para que su impacto fuera “el conveniente y el que necesita el país, porque es mucho más duro para los colombianos que estemos en fenómenos de variabilidad del clima y que no podamos responder a esos fenómenos porque no hemos tomado las decisiones que teníamos que tomar. Y esta es una de ellas: Si necesitamos mitigar los efectos del cambio climático, necesitamos adaptarnos y eso requiere de instrumentos económicos como este y también de políticas públicas que estamos sacando adelante.

Adicionalmente hay otros impuestos verdes que establece la reforma tributaria como el impuesto a las bolsas plásticas, frente al que se está estableciendo una tasa por bolsa al consumo de $25 pesos a partir del año 2018, a excepción de las bolsas que tienen un tamaño menor a los 30 por 30 centímetros, que van a quedar prohibidas a partir del 30 de diciembre de este año, de acuerdo con la regulación expedida por el Ministerio.

El paquete de tributos verdes se complementa con unos incentivos o beneficios tributarios que se mantienen, para poder avanzar en el desarrollo de proyectos de generación de energía con fuentes no convencionales, lo mismo que los descuentos para proyectos de inversión que tengan que ver con control ambiental, reforestación, redes de monitoreo en recuperación de cuencas e inversiones que sean establecidas en el marco del cumplimiento de licencias ambientales, que van a tener un descuento del 20%, lo con lo que se espera dinamizar las inversiones ambientales.

Los beneficios para proyectos de inversión en energías renovables de fuentes no convencionales se mantienen, lo mismo que los beneficios del IVA del 5% para carros eléctricos, con lo que se espera promocionar la movilidad eléctrica que es cero emisión de carbono.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de