Predicar con el ejemplo para construir una ciudad «más sostenible y confortable». Eso lo que pretende el Ayuntamiento de Santander, que será pionero en Cantabria en contar con un tejado verde. El objetivo de esta iniciativa consistente en recubrir la azotea de vegetación, es restablecer la zona verde que ocupa el edificio de modo que «no son un lujo, sino una necesidad para que las ciudades puedan respirar mejor», según afirmó el maestro jardinero Alex Puig que ha colaborado en esta iniciativa.

Puig, que cifró el coste medio de los tejados verdes en 100 euros por metro cuadrado, recordó que las cubiertas verdes no son nuevas ya que «las había en Babilonia». En este sentido, explicó que si ahora «se habla de ellas» es por la falta de suelo horizontal en ciudades que se densifican. Así, en muchas urbes europeas y norteamericanas los jardines verdes son incentivados o de construcción obligatoria.

Existen dos tipos de cubiertas: el techo ecológico, que es una plantación mínima, en la que se deja crecer «lo que quiera» y que representa la «ecología urbana pura»; y la terraza, que supone la creación de un jardín en el tejado para que los vecinos puedan disfrutar de él. A diferencia de la anterior, la cubierta ajardinada requiere mantenimiento. Por su parte, las paredes verticales depuran las aguas grises de las duchas.

Parque de Las Llamas

Por otra parte, más de 300.000 metros cuadrados de parque pasarán a disposición de los santanderinos en La Vaguada de Las Llamas. Esta es la superficie de la que podrán disfrutar, a partir del próximo sábado 9 de mayo, los vecinos de la capital cántabra tras la apertura al público de la ampliación de este espacio.

La nueva zona del parque supera los 125.000 metros cuadrados y se extiende hasta la Bajada de Polio. Esta superficie se suma a la inaugurada en mayo de 2007 que va desde el Palacio de Deportes hasta la mitad del carrizal.

Según el Ayuntamiento, desde entonces «miles» de santanderinos y visitantes han disfrutado de este área, que hasta entonces era «prácticamente desconocida», ya que se había convertido en un vertedero incontrolado de residuos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de