El informe Una economía verde en un mundo azul manifiesta que la salud ecológica y la productividad económica de los sistemas marinos y costeros alrededor del mundo, que están decayendo actualmente, pueden mejorar cambiando el enfoque económico hacia uno más sostenible que aproveche su potencial natural -desde la generación de energía renovable y la promoción del ecoturismo, hasta la pesca y el transporte sostenibles.

El informe fue elaborado por el PNUMA en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (UNDESA), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), el Centro Mundial de Pesca y GRID-Arendal.

Este informe destaca la forma en la que una gestión sostenible de los fertilizantes podría ayudar a reducir el costo de la contaminación marina causada por el nitrógeno y otros nutrientes que se utilizan en la agricultura, y que se estima en 100 mil millones de dólares estadounidenses (80 mil millones de euros) por año en la Unión Europea únicamente.

A solo cinco meses de la reunión que sostendrán los gobiernos del mundo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20) que se celebrará en Brasil, Una economía verde en un mundo azul pretende estimular a los países para que liberen el vasto potencial de la economía marina con un cambio paradigmático que reduciría significativamente la degradación de nuestros océanos, aliviando igualmente la pobreza y mejorando el sustento de las personas. 

Este informe de síntesis también examina la manera en que los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), tales como los de las regiones de Asia-Pacífico y el Caribe, pueden aprovechar las oportunidades de la economía verde para reducir su vulnerabilidad al cambio climático y promover un crecimiento sostenible.   

Franja de costa

Con un 40% de la población mundial viviendo en una franja de unos 100 kilómetros desde las costas, los ecosistemas marinos del mundo (a los que el informe llama "el Mundo Azul") proporcionan alimento, refugio y sustento esenciales para millones de personas.  Sin embargo, los impactos humanos están teniendo un efecto negativo en la salud y productividad de los océanos del mundo.

Actualmente, alrededor del 20% de los manglares han sido destruidos y más del 60% de los arrecifes de coral tropicales están bajo amenaza inmediata y directa.

"Para muchos países, los océanos constituyen un pilar clave en su desarrollo y en la lucha contra la pobreza, pero el amplio rango de los servicios de los ecosistemas, incluida la seguridad alimentaria y la regulación del clima que proporcionan los ambientes marinos y costeros, sufren hoy una presión sin precedentes", afirmó Achim Steiner, secretario general adjunto de las Naciones Unidas y director ejecutivo del PNUMA. "Es esencial acelerar las inversiones verdes en los recursos marinos y costeros y mejorar la cooperación internacional en la gestión de estos ecosistemas transfronterizos, si se quiere lograr una transición hacia una economía verde baja en carbono y eficiente en el uso de los recursos".

"En anticipación a Río+20, este informe indica que un cambio hacia una economía verde, realizado de forma integral, puede liberar el potencial de los ecosistemas marinos para promover el crecimiento económico, particularmente en los pequeños estados insulares en desarrollo, pero de un modo que garantice que las generaciones futuras obtengan una participación equitativa de los recursos y servicios marinos", añadió Achim Steiner.

El Dr. Linwood Pendleton, uno de los autores del informe, y director de Políticas Oceánicas y Costeras del Instituto Nicholas para Soluciones de Políticas Ambientales, declaró: "Este informe proporciona ejemplos concretos de cómo las industrias marinas emergentes, incluso las industrias de energía oceánica y acuicultura, pueden ser más rentables, más sostenibles, y satisfacer las necesidades de una población creciente sin sacrificar la salud de nuestros frágiles ecosistemas oceánicos".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de