El director de Medio Ambiente y Responsabilidad Corporativa del Grupo IKEA, Thomas Bergmark, presentó ayer en EXPO Zaragoza 2008 la estrategia ambiental y social de la compañía a nivel mundial. Al acto, celebrado en el Pabellón de Suecia del que la compañía es patrocinador, también asistieron Montserrat Maresch, directora general adjunta de IKEA España y Portugal, y Mariann Eriksson, representante de WWF, organización que colabora activamente en la definición y seguimiento de la estrategia de medio ambiente del Grupo IKEA.

De este modo,WWF se consolida como socio estratégico en materia de sostenibilidad con la firma de un nuevo acuerdo de colaboración con la compañía en las principales áreas clave para el Grupo IKEA: la gestión responsable de bosques – campo ya consolidado desde el primer acuerdo estratégico del 2002-, producción sostenible de algodón y la reducción de emisiones de CO2 para frenar los efectos del cambio climático.

Thomas Bergmark señaló que para cumplir con la visión de IKEA de crear un "mejor día a día para la mayoría de las personas" es fundamental trabajar en aspectos cruciales como "el uso eficiente de recursos, la búsqueda de materiales más respetuosos con el medio ambiente, y, cómo no, en la reducción del consumo de agua y energía en las tiendas y edificios IKEA".

Objetivos de IKEA para frenar el cambio climático Bergmark presentó el proyecto "IKEA se hace renovable". Este proyecto iniciado en 2006 contempla múltiples iniciativas para aumentar en un 25 por ciento la eficiencia de la compañía desde el punto de vista energético y para utilizar en todas las tiendas y edificios de la compañía en el mundo, energías renovables (biocombustibles, geotérmica, eólica y solar).

Además, quiso dar un paso más al señalar que "en IKEA estamos decididos a jugar un papel activo en la prevención del cambio climático y esto requiere ideas inteligentes en muchas áreas: optimizar las soluciones de embalaje como nuestro famoso paquete plano, el transporte de mercancías con el menor impacto ambiental posible, animar a clientes y empleados a dejar el coche en casa, reducir nuestro consumo eléctrico y disminuir nuestra dependencia del petróleo".

Utilización responsable de madera y producción sostenible del algodón

Bergmark señaló que "IKEA no acepta madera procedente de talas ilegales o de bosques naturales intactos. Por esta razón, nuestros proveedores tienen que documentar el origen de la madera. El objetivo de IKEA es que toda la madera utilizada en nuestros productos proceda de bosques con certificado de gestión responsable de acuerdo al estándar FSC (Forest Stewardship Council)".

En su participación, el director de Medio Ambiente y Responsabilidad Social del Grupo IKEA expuso uno de los proyectos desarrollados con WWF: la gestión sostenible de algodón. "Junto a WWF, estamos formando a los cultivadores para hacer un uso del agua más eficiente. De hecho, nuestro objetivo en 2015 es reducir un 40 por ciento el consumo del agua lo que supondrá ahorrar un total de 10,2 trillones de litros agua". Otro de los fines de esta iniciativa es disminuir un 45 por ciento la utilización de fertilizantes y pesticidas para que evitar la contaminación del suelo, así como implementar y sensibilizar en la aplicación de medidas de seguridad que protejan a los cultivadores.

IKEA, una compañía comprometida con la sostenibilidad

IKEA es una compañía comprometida con su entorno social y ambiental, y es consciente del importante papel que pueden desarrollar las empresas en la mejora de las condiciones sociales de las personas y del entorno natural en el que operan. Este compromiso es el reflejo de una forma de hacer negocios con la que la compañía pretende tener un impacto positivo allí dónde está presente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de