El mercado de suplementos deportivos continúa expandiéndose en la actualidad. Según estudios recientes, al menos el 80% de la población físicamente activa que acuden a los gimnasios consumen suplementos de proteínas para aumentar su masa muscular. La proteína de suero, los BCAAs y la creatina son algunos de los más demandados, afirma Almendra Peralta, coordinadora del área de Suplementación Deportiva de la plataforma Guiadesuplementos.

Hoy en día, podemos encontrar múltiples alternativas como, por ejemplo, alimentos sólidos, bebidas, en concentrados, aislada o hidrolizada, entre otros. Y su número crece de forma vertiginosa. Cada uno de estos productos se adaptan a las necesidades del consumidor y presentan un perfil de aminoácidos diferente, las cuales se digieren con mayor o menor facilidad en personas que buscan aumentar su rendimiento deportivo.

Suplementos deportivos

El boom del entorno fitness también supone una oportunidad en el ámbito de los envases y packaging de suplementos deportivos. En este contexto, el diseño de los recipientes y empaques tiene que ser capaz de transmitir de forma eficaz los valores y las propiedades que el producto contiene. Además, se ha impuesto la tendencia de envases sostenibles con la finalidad de vender el concepto “vida sana-deporte-respeto por el medio ambiente”.

¿Qué es el packaging sostenible?

Los consumidores actuales están cada vez más preocupados por el impacto de los productos en el medio ambiente y su entorno. Por esta razón, diversas marcas siguen la tendencia “Green Packaging”, también conocido como packaging verde o ecológico.

Según el artículo Green Packaging: la tendencia principal es hacer sostenible al packaging de Puro Marketing, “las marcas que apuestan por producción en proximidad empiezan a ser doblemente valoradas, así como aquellas que muestran una cierta conciencia a la hora de presentar sus productos”.

Los principios del ecodiseño

Los clientes prefieren un packaging sostenible. Es decir, respetuoso con el medio ambiente. El ecodiseño es una versión mejorada de las técnicas para el desarrollo de productos. La compañía aprende a fabricarlos de una forma más estructurada y racional.

Es una metodología ampliamente probada. El ecodiseño puede aplicarse tanto en la fase de concepción y desarrollo de productos y servicios. El concepto promete una reducción de un 30% a un 50% del deterioro del medio ambiente. Estos resultados se esperan tanto en Europa como en América Central y es factible a corto plazo.

Al momento de implantar el Ecodiseño en el ciclo de vida de un producto/servicio, no se comprometen factores como el precio, la funcionalidad, la seguridad o la calidad. Entre los principios del ecodiseño se encuentran: la reducción de materiales, el uso de materiales biodegradables, renovables y reutilizables; evitar el uso de residuos tóxicos, reducir los costes en el sector del envasado para transporte. Y fomentar la producción de envases fáciles para reciclar.

Fuente: Manuel / Redacción Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de