PIXABAY

A corto, medio y largo plazo. Una recuperación que lleve por bandera el adjetivo sostenible defenderá lo perdurable, porque no es otra cosa que lo que puede mantenerse a lo largo del tiempo, sin agotar recursos ni causar daños.

Una recuperación que por ser triple (económica, social y climática) necesita una estrategia. Casi un arte, como el Kintsugi. Una técnica que permita recomponer el planeta, cerrar viejas heridas y fortalecer su estructura para enfrentar las que vengan.

Ecológica, digital y resiliente. Los tres pilares de transformación que propone la Comisión Europea para dar un paso más hacia la sostenibilidad, hacia una Unión climáticamente neutra y social. El esfuerzo recaudatorio, nunca visto, asciende a 750.000 millones de euros. El horizonte, 2027. El público, la generación ‘del mañana’ que bautiza al programa de recuperación: Next Generation UE.

“Este es el futuro para la próxima generación de Europa (…) que está conectada a nivel mundial y se siente responsable de nuestro mundo y nuestro planeta”, explicaba la presidenta de la Comisión, Úrsula Von der Leyen durante el discurso de presentación del programa.

En España, esta estrategia se alinea con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Esperan movilizar inversiones superiores a 240.000 euros y crear entre 250.000 y 350.000 empleos a 2030.

La recuperación requiere un gran esfuerzo

Pero el esfuerzo va más allá de las estrategias nacionales y de la Europa de los diecisiete. Se espera que sea global. Que los países remen en la misma dirección para hacer frente a la pandemia, a la crisis económica y a la emergencia climática. A esa unión de fuerzas llamaba hace unos días Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI): “Si los países del G-20, se mueven juntos, invierten al mismo tiempo… gastarán un tercio menos para lograr el mismo objetivo de producción”.

Sincronía para optimizar recursos y ganar velocidad. Un ejemplo actual que lo facilita: la victoria de Joe Biden en las elecciones estadounidenses.

La promesa de acogerse de nuevo al Acuerdo de París (después de que el ya expresidente Donald Trump diera portazo al tratado en 2019), la apuesta por las energías renovables y un plan de inversión en sus infraestructuras que asciende a 1,7 billones de dólares, son las primeras intenciones de un presidente dispuesto a combatir el negacionismo climático de su antecesor. Un aliado más en la carrera a contra reloj de la que todos somos partícipes.

También el sector privado. O al menos esa parte del sector que cumple con el requisito que demandan la sociedad y el planeta: que la sostenibilidad esté presente en cada acuerdo, inversión y negocio que realice.

Es posible porque es rentable económica, social y medioambientalmente. Hay empresas y alianzas que se rigen por estos principios: descarbonizar la economía, garantizar recursos como la energía, convertir en accesibles derechos básicos como el saneamiento y el agua potable, fomentar la movilidad sostenible, tender puentes entre comunidades.

Estrategia común

Si la estrategia es común, los beneficios también serán comunes. Los más inmediatos: empleabilidad (38 millones de empleos nuevos de aquí a 2030 por el impulso a las renovables), reducción de emisiones (neutralidad en carbono en 2050), salud (reducción de enfermedades y fallecimientos causados por la calidad del aire)

Y los que subyacen: una recuperación ágil de la crisis actual que sirva de vacuna para la siguiente. La Covid-19 y la crisis climática comparten algunos síntomas -degradación ambiental, pérdida de biodiversidad, negacionismo-, así que también podrían compartir solución. Las políticas enfocadas a la sostenibilidad se postulan como la gran apuesta para combatir ambas problemáticas y construir un futuro nuevo y mejor.

Fuente: LUISA CRESPO / Planeta Inteligente – EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://planetainteligente.elmundo.es/retos-y-soluciones/una-recuperacion-sostenible,



2
Dejar una respuesta

avatar
2 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
2 Autores de comentarios
MartaAlessia Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Alessia
Huésped
Alessia

México ya está haciendo su parte. O al menos algunas empresas como IEnova, Costa Azul, Cox Energy o incluso Mexsol están realizando un trabajo ejemplar respecto a eso.

Marta
Huésped

El material PET reciclado -conocido como RPET– es una de las alternativas sostenibles más utilizadas en el mercado. Cada vez son más los productos envasados en este material gracias a sus cualidades positivas, tanto a nivel comercial como medioambiental.

Según Greenpeace, el PET reciclado es una de las mejores soluciones para envasar los productos reduciendo el impacto en el medioambiente.