Se configura como  instrumento de apoyo a la planificación estratégica y a la implementación de actuaciones en un horizonte de actuación a largo plazo para avanzar hacia un parque de viviendas capaz de ofrecer mejores prestaciones a sus usuarios, más respetuoso con el medio ambiente y motor de actividad económica a través de una demanda de productos y servicios avanzados que contribuyan a la trasformación del sector de la construcción en Euskadi.

La intervención en el ámbito de la vivienda es clave como política de soporte sobre las que construir otras iniciativas y estrategias relacionadas con el bienestar social y la calidad de vida de los habitantes de este País, la inclusividad, la eficiencia energética o el desarrollo tecnológico y empresarial, entre otras.

Este Plan tiene por objeto establecer una dinámica de Innovación en el ámbito de la Edificación y priorizar y planificar las principales acciones a desarrollar para convertirse en un instrumento decisivo para posicionar a Euskadi como referente europeo en materia de Edificación Sostenible en 2025.

En un plazo de trece años las bases establecidas y la líneas de trabajo recogidas en la Hoja de Ruta pretenden posibilitar movilizar más de 1.300 millones de euros al año, de inversión directa, crear o consolidar más de 10.800 empleos al año y ahorrar 49 millones de euros al año en la factura energética, lo que produciría un retorno fiscal de 160 millones de euros al año.

Liderada por Departamento de Vivienda con la colaboración de Innobasque, esta iniciativa es el resultado de una acción coordinada del Gobierno Vasco, sus sociedades públicas, (EVE, IHOBE y VISESA) así como los clústeres implicados (ERAIKUNE, ACLIMA, GAIA y ENERGIA), y tiene como objetivo alinear las políticas de vivienda, innovación, empleo, energía y medio ambiente con las políticas europeas actuales y futuras, fijando para ello unos compromisos de resultados y una planificación de actuaciones para alcanzarlos, tanto en nueva construcción como en rehabilitación. Su horizonte de desarrollo es a medio-largo plazo y se fija unos objetivos a alcanzar en el 2025.

Su objetivo principal es la puesta en marcha y desarrollo de una dinámica en la que participen el Gobierno Vasco y los agentes económicos y sociales.

Se desarrollará el concepto de Edificación Sostenible, garantizando la consecución de los objetivos establecidos en materia de vivienda, energía y medioambiente, empleo y competitividad; se incrementará el nivel de exigencia en materia energética y ambiental en la construcción y rehabilitación de viviendas, alinéandolo a la política de los países más avanzados y contribuirá a la transformación del sector de la construcción favoreciendo la generación de nuevas capacidades y el desarrollo de nueva tecnología o mejorada en el ámbito de la edificación sostenible fruto de la colaboración con otros sectores como el de energía, medioambiente y TICs. Se pretende avanzar hacia un nuevo modelo de edificación, uso y gestión del parque de vivienda que busca mejorar la competitividad empresarial, favoreciendo la generación de nuevas capacidades, un empleo cualificado, y el desarrollo de nuevas tecnologías, teniendo como objetivo final mejorar el bienestar de la ciudadanía a través de su vivienda y el medio ambiente.

Con esa Hoja de Ruta se pretende alcanzar el cumplimiento de las metas establecidas para el sector residencial vasco en los planes con impacto en la sostenibilidad, especialmente la Estrategia Energética Vasca 3E2020 que demanda para el 2020 una reducción del 8,7% del consumo de energía del sector residencial con respecto a la evolución tendencial, pero también las que como País nos estamos marcando en relación a la calidad de vida de los habitantes, como son la estrategia de atención de crónicos a domicilio, desarrollada en el Plan Kronikbasque, o el envejecimiento activo, desarrollado en el Plan Etxean Ondo, que tienen como soporte físico fundamental el parque residencial.

La iniciativa se ha estructurado en cinco líneas de trabajo:

  • Desarrollo normativo: se trata de desarrollar el marco normativo necesario para la transposición de las directivas europeas y de diseñar las herramientas de gestión
  • Activación de la demanda: se trata de definir y desarrollar los mecanismos de sensibilización social para instaurar una cultura del mantenimiento de los edificios y activar la voluntad de los propietarios para acometer la inversión necesaria.
  • Movilización de recursos y financiación: se trata de definir y desarrollar el marco de financiación público-privado para la gestión de las inversiones necesarias
  • Desarrollo de la oferta: se trata de dinamizar el desarrollo de la oferta de productos y servicios en el ámbito de la edificación sostenible para garantizar la disponibilidad de una oferta adecuada y suficiente a precios competitivos y contribuir a la promoción de la innovación y mejora de la competitividad de los sectores asociados
  • Formación: se trata de definir y desarrollar los instrumentos necesarios para la capacitación de los profesionales, tanto empleados como desempleados, y la generación de empleo de alto valor añadido.

Las intervenciones de rehabilitación sobre el parque edificado son determinantes para mejorar el comportamiento en sostenibilidad del sector residencial vasco y ofrece un potencial de actuación y de impacto notablemente superior al de la nueva construcción. La generalización de las rehabilitaciones integrales es la vía fundamental para acelerar la sostenibilidad de la edificación residencial y requisito imprescindible para alcanzar los objetivos fijados en este ámbito.

Para avanzar hacia ese escenario:

  • Es preciso introducir niveles de exigencia superiores a los que exigen las directivas europeas en la actividad constructiva a desarrollar, minimizando el impacto de la edificación en el cambio climático y reduciendo el consumo de recursos energéticos y naturales.
  • Es necesario un impulso decidido a la rehabilitación integral.
  • Existe una urgencia temporal.

Dado el elevado importe de la inversión que es preciso movilizar, se requiere un impulso conjunto y coordinado desde todos los agentes de la administación implicados, al que debe sumarse la contribución de iniciativas privadas, nuevos modelos de negocio y fórmulas de financiación

En especial, debe aumentar de forma muy significativa el nivel de inversión dirigido a la rehabilitación de viviendas y edificios, y configurarse como un área de negocio con peso creciente en el sector de la construcción.

Para el desarrollo de la Hoja de Ruta de la Edificación Sostenible de Euskadi, se ha constituido un Comité Asesor para consensuar la aplicación concreta del Plan, apoyar y garantizar su desarrollo a medio-largo plazo, contrastar las directrices recogidas en la Hoja de Ruta y asesorar en acciones posteriores. Formarán parte del Comité diferente agentes relacionados con el sector de la Edificación, empresarial, financiero e industrial.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de