Las actividades para que tu empresa sea sostenible pueden afectar positivamente a varios de los factores que impulsar el valor en la organización, de los cuales, nos vamos a centrar en 4 que podemos considerar como prioritarios:

  • Ahorro en costes
  • Atracción y retención del talento
  • Marca y reputación
  • Atracción y retención de clientes

Vamos a conocer algo sobre estos 4 factores clave:

Ahorro de costes para tu empresa

Es especialmente importante en sectores de actividad donde se opera con costes significativamente altos y con márgenes de beneficios estrechos.

Durante los periodos de crisis este factor nos puede llevar a trabajar incluso con márgenes negativos, por lo que es crucial tenerlo incluido en nuestros planes de acción. Las actividades de sostenibilidad relacionadas con este factor incluyen la gestión de residuos y la ecoeficiencia en el uso de los recursos, especialmente todo lo relacionado con la eficiencia energética.

Atracción y retención del talento

La escasez de mano de obra cualificada es una constante en ciertos sectores, especialmente en los países desarrollados, por lo que los costes asociados para contar con este tipo de personal son significativos y cualquier empresa sostenible debe ser atractiva para incorporar el talento y tener los mecanismos adecuados para retenerlocomo un activo importante.

Las actividades de sostenibilidad relacionadas con este punto incluyen la definición de un propósito social en la organización, crear una cultura de trabajo abierta e inclusiva, flexibilidad horaria, cuidado de la salud y el bienestar de sus integrantes, promover espacios de ocio, y también, programas de transporte sostenible.

Marca y reputación de tu empresa

Actualmente se espera de una marca que defina y persiga algún propósito social, encontrándose la reputación de una marca entre los 3 primeros riesgos más importantes a gestionar y con el segundo mayor impacto potencial en el crecimiento.

Las actividades de sostenibilidad implicadas incluyen identificar y actuar sobre objetivos sostenibles, que deben estar presentes en la estrategia de comunicación (interna y externa) de la organización.

Atracción y retención de clientes

Características como el rendimiento y ser asequible ya no son suficientes para atraer a los posibles clientes, incluidos los inversores y los clientes habituales. Todos ellos buscan cada vez más productos y servicios que tengan un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente.

Las actividades comerciales sostenibles relacionadas con este punto incluyen proporcionar productos y servicios eficientes energéticamente, avanzar hacia una relación a largo plazo, colaborativa y no basada en la posesión, en la que haya un proceso de creación conjunta de beneficios y experiencias entre las partes.

Fuente: Ecointeligencia / Ricardo Estévez,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de