Mars One Ventures, la startup espacial que planeaba establecer un asentamiento humano permanente en Marte en la próxima década, se ha declarado en quiebra.

Lo cierto es que científicos, periodistas e inversores de cohetes insistieron en que el proyecto era imposible cuando se lanzó allá por 2012. Pero a pesar del escepticismo general, Mars One continuó con su objetivo durante 7 años antes de darse de bruces con la cruda realidad.

Un reality show intergaláctico

El proyecto se inició con la idea de colocar cuatro colonos en Marte para 2023. Al usar cohetes SpaceX y tecnología subcontratada, Mars One afirmó que su primera misión costaría solo 6 billones de dólares, decenas de miles de millones de dólares menos que las proyecciones de la NASA.

Pero, lógicamente, eso significaba que Mars One tenía que recaudar tal suma de dinero. ¿Cómo planeaba una empresa de 4 personas financiar un proyecto espacial multimillonario? Fácil: con un reality show.

El plan era lanzar un programa de televisión de este tipo sobre aquellos que se prepararían para colonizar Marte y que, hipotéticamente, generaría miles de millones de dólares en ingresos por publicidad y crowdfunding, que luego financiarían la misión de Marte.

Muchos dijeron de este plan que era una estafa cósmica de proporciones interestelares. Investigadores del MIT se mostraron en desacuerdo con muchas de las afirmaciones del proyecto, sugiriendo que el plan mataría rápidamente a todos los colonos.

Los astronautas aspirantes

Mars One afirmó haber recibido 202.000 solicitudes de astronautas aspirantes después de su lanzamiento en 2013. Los números se inflaron. En realidad, recibió menos de 3.000.

Luego, cuando el reality show definitivamente no pudo ver la luz, Mars One lo intentó con donaciones para mantener el plan a flote. Incluso exprimió el dinero de sus 100 aspirantes a astronautas restantes, otorgando “puntos” por donaciones y diciéndoles a los solicitantes: “Si se le ofrece un pago por una entrevista, siéntase libre de aceptarlo. Le rogamos que done el 75% de sus ganancias a Mars One“. Cuanto menos increíble.

La cosa va a peor

Una empresa móvil suiza llamada InFin compró Mars One por 92 millones de dólares en 2016,después de que las ventas de camisetas y donaciones trajeran a la caja apenas 1 millón de dólares.

Mars One afirmó tener el proyecto encaminado en julio de 2018, pero numerosos “finalistas” en la competición por ser los astronautas elegidos para viajar a Marte revelaron la estafa subyacente. Finalmente InFin se declaró en bancarrota en Suiza en enero, con menos de 25.000 dólares en su haber.

Mars One y su proyecto de enviar colonos en un viaje sin retorno a Marte parecen haber tocado fondo. Al menos por ahora. Si apareciera un inversor estrella con ganas de relanzar la misión, podría resurgir de sus cenizas cual fénix.

Por el momento, la que sí cuenta con programas viables para enviar misiones tripuladas a Marte es SpaceX, que planea enviar el primer cohete súper pesado BFR a Marte en 2024 e instalar una base habitable en el vecino planeta rojo para 2028.

Fuente: Sarah Romero / Muy Interesante,

Artículo de referencia: https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/el-fin-de-mars-one-211550047891,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de