Desde hace siglos, un número considerable de personas que ha rondado la muerte ha coincidido en señalar la aparición de sensaciones intensas y perturbadoras cuando se encontraban en un estado de semi-inconsciencia. Se suele mencionar una luz al final de un túnel, sensaciones de que se abandona el cuerpo o incluso sonidos angelicales.

Aunque la causa de este fenómeno es desconocida, se sospecha que puede estar relacionada con la interacción entre estados de ensoñación y de vigilia.

Un estudio que se presentó la semana pasada en el 5º Congreso de la Academia Europea de Neurología, y que se ha prepublicado en bioRxiv (lo que quiere decir que pude contener errores y que aún no ha sido revisado para ser publicado en una revista), ha llevado a cabo una encuesta sobre estas sensaciones en un millar de personas repartidas por 35 países.

Los investigadores han apreciado que existe una correlación entre la intensidad y la frecuencia de estas sensaciones que «rodean» la muerte y la tendencia a experimentar la aparición de alucinaciones y parálisis del sueño justo antes de dormir o justo después de despertar. Ambas situaciones se caracterizan porque el cerebro entra en fase REM (de movimiento rápido de ojos) en estado de semi-vigilia.

Luz al final del túnel

«Nuestro principal hallazgo es que hemos confirmado la asociación entre las sensaciones próximas a la muerte con la irrupción del sueño REM en la vigilia», ha dicho en un comunicado Daniel Kondziella, neurólogo en la Universidad de Copenhague y director de la investigación.

«Aunque asociación no es causalidad», tal como ha destacado el propio Kondziella, todo esto «puede hacer avanzar nuestra comprensión de las experiencias próximas a la muerte».

Que dos cosas ocurran a la vez no indica que ocurran una a causa de la otra. En todo caso, los autores han sugerido que esta vinculación podría reflejar una activación repentina de una actividad en el cerebro similar a la que ocurre durante la fase REM del sueño, justo en la cercanía de la muerte.

Tal como ha dicho en Live Science Kevin Nelson, profesor de neurología en la Universidad de Kentucky (EE.UU.), que no ha estado implicado en el estudio, es probable que las personas que experimentan estas sensaciones de cercanía a la muerte tengan otro tipo de «cableado» para relacionar el despertar y la consciencia en fase REM. Y que esta relación saldría a la luz durante la crisis que el cuerpo experimenta ante la proximidad a la muerte.

Según han propuesto otros investigadores, los cambios de actividad en el cerebro en la antesala de la muerte pueden estar provocados por un pico de actividad eléctrica o por la escasez de oxígeno.

¿Qué se siente al borde de la muerte?

Estas sensaciones, que los investigadores describen como «Near-Death Experiences» (NDEs), se dan tanto en personas que no sufren un peligro real como en gente que realmente ronda la muerte, ya sea en accidentes, combates, ataques al corazón o situaciones en las que están a punto de ahogarse.

En este estudio, en el que participaron 1.034 voluntarios, un total de 289 dijeron haber sentido una de estas experiencias próximas a la muerte, aunque los investigadores solo lo pudieron confirmar en 106 ocasiones, por medio de un test especializado.

Según lo contabilizado, el 87% de los que experimentaron estas sensaciones sintieron una percepción anormal del tiempo, una increíble velocidad de pensamiento (65%) y una sensación de separación del cuerpo (53%).

Además, los participantes en el estudio describieron estas sensaciones próximas a la muerte de diferentes formas. Otros comentaron que habían oído ángeles cantando o que habían visto un túnel oscuro con una luz al fondo o su vida pasar en diapositivas. Otros dijeron notar una presencia a su lado o incluso sentir un demonio sentado en su pecho y que les impedía moverse.

En toco caso, de entre todas las personas que experimentaron realmente una de estas sensaciones próximas a la muerte, el 53% dijo que esta sensación fue agradable.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-final-tunel-simple-fallo-cerebro-201907022034_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de