PIXABAY

Una nueva hipótesis desafía la creencia de que es la convección del manto terrestre la responsable de la tectónica de placas, que se mueven a causa de la interacción gravitatoria con la Luna y el Sol.

En el interior de la Tierra, todo se mueve. Desde el núcleo externo, que gira rápidamente alrededor del núcleo interno, hecho de hierro y níquel fundidos, hasta el manto, la gruesa y viscosa capa de roca de más de 3.000 kilómetros de grosor cuyos movimientos de convección ponen en marcha la tectónica de placas y el movimiento de los continentes… o por lo menos eso es lo que se pensaba hasta el momento.

Ahora, un equipo de geólogos de la Universidad de Washington en St. Louis, dirigido por Anne M. Hofmeister, acaba de proponer una hipótesis totalmente nueva sobre la dinámica interna de la Tierra. Una según la que sería la interacción gravitatoria con la Luna y el Sol, y no el calor interno del planeta, lo que mueve el manto terrestre.

En un artículo especial de la Sociedad Geológica de América, el nuevo análisis proporciona una alternativa a la hipótesis de que el movimiento de las placas tectónicas depende de las corrientes de convección en el manto. La convección implica el aumento de la flotabilidad de los fluidos calientes, pero Hofmeister y sus colegas argumentan que eso no se aplica a las rocas sólidas. Según los investigadores es la fuerza, no el calor, lo que mueve los objetos más grandes. Y esa fuerza surge de la gravedad.

Una nueva teoría

La teoría más aceptada sobre el funcionamiento de la Tierra dicta que sus movimientos internos dependen de la disipación del calor generado por la radiactividad y por la energía sobrante de antiguas colisiones de los tiempos en que se formó nuestro planeta. Pero incluso los defensores más acérrimos de la convección del manto reconocen que esa cantidad de energía térmica interna es insuficiente para impulsar la tectónica a gran escala.

Sin embargo, Hofmeister y sus colegas sostienen que las placas de la Tierra podrían estar cambiando porque el Sol ejerce una atracción gravitacional tan fuerte sobre la luna que ha provocado que su órbita alrededor de la Tierra se alargue.

Con el tiempo, la posición del baricentro, el centro de masa entre la Tierra y la Luna, se ha ido acercando a la superficie terrestre y ahora oscila unos 600 kilómetros por mes en relación con el geocentro, dijo Hofmeister. Lo cual genera tensiones internas, ya que la Tierra sigue girando.

«Debido a que el baricentro oscilante se encuentra a unos 4.600 kilómetros del geocentro, la aceleración orbital tangencial de la Tierra y la atracción solar están desequilibradas, excepto en el baricentro -explica Hofmeister-. Las capas interiores cálidas, gruesas y fuertes del planeta pueden soportar estas tensiones, pero su litosfera delgada, fría y quebradiza responde fracturándose».

La rotación diaria de la Tierra, además, está aplanando el planeta, que no es una esfera perfecta. y eso también contribuye a la fragilidad de la corteza. Juntas, estas dos tensiones independientes han creado el mosaico de placas que se observa en la capa exterior de nuestro planeta. Según los autores de la investigación, la variedad de movimientos de las placas proviene de los cambios de tamaño y dirección de las fuerzas gravitatorias desequilibradas con el tiempo.

El Sol y la Luna

Pero, ¿cómo probar esta hipótesis? Hofmeister sugiere que «una prueba sería un examen detallado de la tectónica de Plutón, que es demasiado pequeño y frío para la convección, pero que tiene una luna gigante (como nosotros) y una superficie sorprendentemente joven».

El estudio incluye una comparación de la Tierra con los varios planetas rocosos del Sistema Solar, de la que se deduce que la presencia y la longevidad del vulcanismo y el tectonismo dependen de una combinación particular de factores: el tamaño de sus lunas, su orientación orbital, la proximidad al Sol y las tasas de rotación y enfriamiento de cada planeta.

Según Hofmeister, la Tierra es el único planeta rocoso con todos los factores necesarios para la tectónica de placas. «Nuestra luna excepcionalmente grande y la distancia particular del Sol -dice el investigador- resultan esenciales».

Fuente: José Manuel Nieves / ABC

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-y-si-continentes-mueven-causa-interaccion-gravitatoria-luna-y-202201270202_noticia.html



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Ernesto Bratschi Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Ernesto Bratschi
Huésped
Ernesto Bratschi

Se nos ocurre por que no, la suma de ambos factores, el térmico y el lunar. El «viejo» anterior ablanda, aliviana la masa, mas la fuerza de los astros recombinada termina de requebrajar las placas.