PIXABAY

El planeta HD 209458b, situado a 150 años luz en la constelación de Pegaso, fue el primero fuera del sistema solar identificado por la técnica de tránsito. En 2007 fue descubierto al oscurecer levemente su estrella cuando pasaba por delante de ella desde nuestra perspectiva.

Desde entonces, este mundo gaseoso aún más grande que Júpiter ha revelado algunos de sus secretos, como la riqueza de su composición, que incluye agua, metano y dióxido de carbono, componentes químicos básicos para la vida. Ahora, el análisis de su atmósfera ha sacado a la luz su condición de migrante.

Tras analizar la ‘huella química’ de HD 209458b, un equipo internacional de astrónomos ha llegado a la conclusión de que este mundo se formó mucho más lejos de su estrella de lo que se encuentra actualmente, a solo 7 millones de km o el equivalente a 1/20 de la distancia de la Tierra al Sol.

El estudio, liderado por la Universidad de Warwick y publicado en la revista ‘Nature’, ha medido por primera vez hasta seis moléculas en la atmósfera de un exoplaneta para determinar su composición. También es la primera vez que los astrónomos las han utilizado para señalar definitivamente la ubicación en la que se forman estos planetas gigantes y calientes gracias a la composición de sus atmósferas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de