Una «megaciudad» de termitas visible desde el espacio recorre el noreste de Brasil cubriendo un área de 230.000 kilómetros cuadrados, el tamaño de Gran Bretaña. Esta extensa red de montículos ordenados e interconectados tiene una antigüedad de unos 4.000 años y continua habitada.

El hallazgo, dado a conocer el pasado noviembre, revelaba la impresionante capacidad constructora de unos insectos que apenas rondan el centímetro. Sin arquitectos ni ingenieros, se las arreglan para levantar por todo el mundo unas complejas estructuras que duran milenios. Cómo lo hacen ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo.

Ahora, investigadores de la Universidad de Harvard han desarrollado un modelo simple que muestra cómo los factores ambientales externos, como las variaciones de temperatura durante el día, impulsan los flujos de aire internos en el montículo.

A medida que el aire se mueve a través del mismo, las feromonas transportadas en estos flujos desencadenan el comportamiento de construcción en las termitas individuales, que responden modificando la arquitectura del montículo. Esas modificaciones, a su vez, alteran los flujos internos en un ciclo de retroalimentación continua.

El modelo explica cómo las diferencias en el entorno conducen a las distintas morfologías de los montículos de termitas en Asia, Australia, África y América del Sur.

«Como dijo una vez Winston Churchill: ‘Damos forma a nuestros edificios y, posteriormente, ellos nos moldean a nosotros’. Podemos cuantificar esta afirmación mostrando cómo surgen estructuras complejas al unir la física ambiental con comportamientos colectivos simples en escalas mucho más grandes que un organismo», explica el investigador L. Mahadevan.

Sistema de ventilación

Si bien pueden parecer complejos de apartamentos, los montículos de termitas en realidad funcionan como un sistema de ventilación para la colonia que vive a gran profundidad. En investigaciones anteriores, Mahadevan y su equipo encontraron que los cambios en las temperaturas externas a lo largo del día impulsan los cambios en el flujo de aire, la temperatura y la humedad dentro del montículo de termitas.

Estos cambios en el flujo de aire llevan olores que contienen información a las termitas dentro del montículo. Estas nubes de información, compuestas de feromonas y gases metabólicos como el dióxido de carbono, indican a las termitas dónde ajustar el montículo.

Si, por ejemplo, una sección del montículo está demasiado caliente, ese cambio de temperatura provocará un cambio en el flujo de aire, que llevará señales de construcción a los trabajadores cercanos. Las termitas seguirán sus sentidos hasta esa sección y ajustarán el montículo para reducir la temperatura. Ese cambio en la temperatura cambiará el flujo de aire y las termitas cambiarán su comportamiento.

Ingeniería bioinspirada

Al cuantificar este circuito de retroalimentación, el modelo desarrollado por el grupo de Mahadevan genera una amplia gama de morfologías típicas de los montículos. «La amplia gama de formas y tamaños de montículos de termitas que predice nuestro modelo refleja la amplia gama de morfologías de montículos observadas en la naturaleza», señala Alexander Heyde, coautor del estudio.

«Algunos montículos son altos y estrechos, mientras que otros son pequeños y compactos. Dependiendo de los parámetros físicos y de comportamiento en juego, los montículos de distintas especies de termitas pueden verse notablemente diferentes».

Los investigadores creen que su modelo no solo es útil porque responde a la pregunta de por qué las termitas construyen montículos diferentes. También puede inspirar a proyectos de ingeniería bioinspirada o ayudar a entender la inteligencia de los enjambres. Como explican, el estudio nos desafía a aprender cómo construir arquitecturas sostenibles que aprovechen las variaciones de nuestro entorno en vez de luchar contra ellas.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-resuelven-misterio-monticulos-gigantes-termitas-201902112129_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de