El estudio que publica NatureEvidence for oldest human activity in North America? muestra que los restos hallados presentan signos evidentes de haber sido procesados y manipulados por seres humanos.

De este modo, la investigación que lidera Thomas Deméré del Museo de Historia Natural de San Diego, sugiere que una especie que desconocemos de homínidos podría haber estado presente en Norteamérica durante el pleistoceno, hace ya 130.000 años, es decir, sustancialmente más temprano de lo que hasta ahora se pensaba que el género Homo había llegado a América.

Asentamientos humanos

Hasta muy hace poco, los registros más antiguos de asentamientos humanos en América del Norte aceptados por los arqueólogos estaban fechados en 15.000 años de antigüedad.

“Este descubrimiento está reescribiendo la idea que teníamos de cuándo los seres humanos llegaron al Nuevo Mundo. La evidencia que encontramos en el yacimiento de Cerutti Mastodon, indica que algunas especies de homínidos vivían en América del Norte 115.000 años antes de lo que se pensaba”, afirma Judy Gradwohl, presidenta y directora general del Museo de Historia Natural de San Diego, cuyo equipo de paleontología descubrió los fósiles. “Esto plantea preguntas intrigantes acerca de cómo estos primeros humanos llegaron aquí y quiénes eran”, añade.

Deméré y sus colegas, casi 30 años después de su descubrimiento, examinaron el yacimiento pleistoceno de Cerutti Mastodon, en la costa del condado de San Diego, California.

Ya por aquella fecha los científicos descubrirían, profundamente enterrados, martillos y yunques junto a los restos fragmentados de un único mastodonte (Mammut americanum).

Sin embargo, los intentos de fechar con precisión estos restos no han tenido éxito hasta ahora, momento en que se ha realizado una datación Uranio-Torio del yacimiento, debido a la ausencia de colágeno en los huesos necesaria para la datación por radiocarbono.

Edad de Hielo

“Cuando descubrimos Ceratti Mastodon, obtuvimos una fuerte evidencia física que colocaba a los seres humanos junto a la megafauna extinta de la Edad de Hielo”, afirma Deméré, “ahora el avance de la tecnología de datación nos ha permitido confirmar que los primeros humanos ya estaban aquí mucho antes de lo que pensábamos”.

También, a partir del presente estudio los autores han hallado en los restos fósiles numerosas fracturas en espiral en los huesos de las extremidades de este mastodonte, lo que evidencia que los mismos se rompieron cuando aún estaban frescos.

De este modo, varios fragmentos óseos y piezas dentales muestran signos de golpes con objetos duros, entre los que se encuentran 5 grandes martillos y yunques que presentan, a su vez, diversas marcas de impacto, uso y desgaste no atribuibles a los procesos geológicos.

Además, “la disposición de los huesos y los dientes en el yacimiento sugiere que estos se rompieron en este mismo lugar”, señalan los investigadores.

Así, los autores concluyen que los hallazgos indican que, hace ya 130.000 años, habitaron en América seres humanos con la destreza manual y el conocimiento experimental para usar piedras grandes y a partir de las cuales procesaron huesos de las extremidades de este mastodonte para la extracción de médula y, o, la producción de herramientas in situ.

Fuente: National Geographic,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de