WIKIMEDIA COMMONS

Ana Mateos y Jesús Rodríguez, científicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), forman parte de un equipo internacional que publica en la revista PALAEO3 un trabajo que demuestra que los primeros humanos Homo sapiens no pudieron llegar a Europa a través de los estrechos de Gibraltar y Sicilia, pero puede que llegaran a Eurasia cruzando el estrecho de Bab-al-Mandab.

Existe un largo debate científico sobre las rutas que siguieron los primeros humanos modernos que abandonaron el continente africano. La mayoría de los especialistas piensan que la llegada a Europa se produjo por una ruta terrestre a través del corredor levantino. Sin embargo, la idea de una posible entrada a través de los estrechos de Gibraltar y Sicilia sigue presente en el debate. Otra posible vía de entrada a Eurasia sería a través del Mar Rojo, cruzando el estrecho de Bab-al-Mandab.

Los autores del artículo han utilizado su modelo computacional HomininWaterCrossingABM que simula la dispersión de los humanos a través del mar, para analizar la probabilidad de cruzar un estrecho usando diferentes estrategias. En el modelo se incluyen reconstrucciones de la paleogeografía, el nivel del mar, las corrientes marinas y la temperatura del agua.

Los resultados demuestran que los humanos no pudieron cruzar los estrechos del Mediterráneo dejándose arrastrar a la deriva ni nadando activamente; la balsa habría sido el único medio posible de cruzarlos para los humanos modernos, pero no hay ninguna evidencia de que esa tecnología estuviera a su alcance. Por el contrario, las simulaciones sugieren que los humanos pudieron cruzar el estrecho de Bab-al Mandab a nado o, incluso, dejándose arrastrar por la corriente.

Escenarios climáticos distintos para los primeros humanos

El efecto de las diferencias climáticas entre el presente y el momento en el que se produjo la salida de África, en el Pleistoceno superior, también ha sido incluido en el estudio. «Realizamos nuestras simulaciones en dos escenarios climáticos distintos, uno que representa un periodo más cálido que el actual y el otro un periodo glaciar. Son dos extremos que nos permiten evaluar el efecto del clima en las posibilidades de éxito al cruzar los estrechos», explica Jesús Rodríguez.

La simulación también tiene en cuenta el efecto de los principales riesgos fisiológicos: deshidratación, hipotermia y agotamiento, que afronta un humano que intenta cruzar un estrecho. «Hemos visto que en el Mediterráneo los mayores factores de riesgo son la deshidratación y, sobre todo, la hipotermia. Sin embargo, en el Mar Rojo, donde el agua es más cálida, estos factores tienen poca influencia y la muerte se produciría por agotamiento», señala Ana Mateos.

En este artículo, liderado por Ericson Hölzchen, han participado además del CENIEH, científicos de la Goethe University de Frankfurt, el Trier Lab for Social Simulation (TRILABS), el German Research Center for Artificial Intelligence (DFKI), el Institute of Geography – University of Cologne y el Institut Teknologi Bandung de Indonesia.

Fuente: CENIEH, DICYT,

Artículo de referencia: https://www.dicyt.com/noticias/los-humanos-modernos-no-entraron-en-europa-cruzando-el-mar



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de