Aparece una roca misteriosa en Bosnia

Una enigmática roca redonda de unos tres metros de diámetro en un bosque de Bosnia central ha generado distintas teorías sobre su origen, algunas de ellas más propias de la ciencia ficción, pero esta publicidad ha convertido el lugar en un imán para turistas. Situada cerca de la ciudad de Zavidovici, la roca esférica más grande de la zona está parcialmente enterrada y podría ser la mayor del mundo con un peso estimado de más de 30 toneladas.

En la misma región se encuentran otras de estas estructuras rocosas aunque de menor tamaño. Muchos curiosos se preguntan si la forma es un simple capricho de la naturaleza o si es obra del ser humano. Suad Keserovic desenterró parcialmente en su propiedad de la aldea de Podubravlje la enorme roca en medio de un bosque, y decidió arreglar el lugar para que pudiera ser visitado.

"Vi debajo de un árbol una piedra, que emitía un brillo extraño a la luz del Sol", cuenta Keserovic a Efe y recuerda que el inusual efecto de la piedra le impulsó a empezar a cavar con azadas y picos. "No tenía fin. La piedra era muy rara, de color casi blanco. Y salía una forma también extraña, asomó una curva después de haber excavado un metro cúbico. Cavaba durante días y no podía salir de mi asombro al ver una esfera", dice.

Una decena de rocas

La esfera está parcialmente enterrada y Kesenovic no quiere seguir con las labores por miedo a desprendimientos. Las rocas redondas no son desconocidas en esta región. En la cercana aldea de Duboki Potok hay un yacimiento en el que hay alrededor de una decena, aunque mucho más pequeñas que la de Podubravlje. Según cuentan los vecinos, muchas de estas rocas fueron destruidas en el pasado porque la gente pensaba que en su interior había oro.

Keserovic cree que la roca hallada en su propiedad puede interesar a visitantes, por lo que ha acondicionado el lugar al entender que es "una buena oportunidad para el desarrollo". Limpió la zona, creó un pequeño parque y un improvisado bar con una decena de mesas para servir café, bebida y pequeñas comidas a los visitantes. Los primeros turistas empezaron a llegar a este lugar a partir de otoño pasado.

Keserovic lamenta que muchos de sus vecinos no compartan su entusiasmo y consideran la esfera una piedra cualquiera. Las autoridades locales tampoco ha mostrado interés en su hallazgo. El lugar empezó a ser conocido cuando el bosnio Semir Osmanagic, un autoproclamado "arqueólogo" residente en Estados Unidos, trajo a distintos especialistas para analizar la roca.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de