En 1992, la Unión de Científicos Preocupados (UCS, por sus siglas en inglés), junto con más de 1.700 científicos independientes -incluyendo a la mayoría de los ganadores del Nobel en ciencias-, redactaron la Advertencia de los científicos del mundo a la humanidad.

Mostraron su preocupación por la destrucción de la capa de ozono, la pérdida de bosques, el cambio climático, la extinción de las especies o el crecimiento continuo de la población humana.

En el vigésimo quinto aniversario de aquella declaración histórica, 15.000 investigadores de 184 países han revisado ahora la advertencia original en lo que consideran “un segundo aviso”. Con datos de estos últimos años, los autores han evaluado las respuestas a las amenazas identificadas en 1992.

A excepción de la estabilización de la capa de ozono, “la Humanidad no ha logrado avanzar lo suficiente en la resolución de los desafíos medioambientales y, lo que es más alarmante, la mayoría de ellos están empeorando”, apuntan.

Así, la cantidad de agua dulce disponible a escala global se ha reducido un 26%, el número de zonas muertas en los océanos ha aumentado un 75%, la población humana ha crecido un 35% o el número de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces en los ecosistemas ha disminuido un 29%.

Los investigadores señalan como especialmente inquietante el aumento de los gases de efecto invernadero debido a la quema de combustibles, la deforestación y la producción agrícola.

Además, creen que estamos poniendo en peligro nuestro futuro al no percibir el continuo crecimiento de la población -dos millones desde 1992- como un factor fundamental en las amenazas ecológicas e incluso sociales.

Los diez puntos negros de la humanidad

  1. Agua: Se ha reducido un 26% la cantidad de agua dulce disponible por cada habitante.
  2. Sobrepesca: Reducción drástica de las capturas de peces salvajes.
  3. Océanos: Aumento del 75% de las zonas muertas en los mares.
  4. Tierra: Cerca de 120 millones de hectáreas de bosques se han convertido en terrenos de cultivo.
  5. Clima: El crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue calentando la temperatura media del planeta.
  6. Población: El número de habitantes ha crecido un 35% desde 1992.
  7. Especies: El número de mamíferos, reptiles, anfibios, peces y aves ha descendido casi un 30%.
  8. Cultivos: La degradación de los suelos debido a la explotación agrícola afecta a un 11% de los suelos de cultivo.
  9. Contaminación: La mala calidad del aire y la lluvia ácida están causando graves problemas de salud humana en todo el mundo.
  10. Alimentación: La gran demanda en algunos lugares del mundo está causando problemas de abastecimiento en 80 países que albergan el 40% de la población mundial.

Fuente: EL MUNDO,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de