En Valencia, el director general de Calidad Ambiental, Vicente Tejedo ha explicado que la nueva estrategia establece 99 medidas para luchar contra este fenómeno, 86 de ellas consideradas de mitigación y 13 más de adaptación.

En la elaboración de esta nueva Estrategia, que revisa la actual, han participado tanto los departamentos del Consell con competencias en materia de energía, transporte, salud pública, obras públicas, agricultura, medio natural o turismo como el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo que aportará la información recopilada en el proyecto europeo Climact Regions del que forma parte.

"Nuestro objetivo es que se convierta en una herramienta válida y eficaz para que la sociedad se prepare para dar respuesta al cambio climático", ha continuado el director general de Calidad Ambiental, Vicente Tejedo.

El director general ha explicado que la nueva estrategia tiene como objetivos contribuir de forma eficaz al cumplimiento de los compromisos asumidos por España en materia de cambio climático, potenciar el desarrollo sostenible de nuestra Comunidad mediante el fomento del uso de energías más limpias, principalmente renovable, y el uso racional de los recursos.

Igualmente, se establecen medidas para incrementar el conocimiento, la concienciación y sensibilización; fomentar el I+D+i en materia de cambio climático y energía limpia o estudiar los impactos del cambio climático sobre nuestro territorio con el fin de planificar la adaptación futura.

Cataluña

Cataluña también ha aprobado la Estrategia catalana de adaptación al cambio climático (ESCACC).

A través del análisis de 11 sectores y sistemas naturales, la Estrategia catalana de adaptación al cambio climático hace un diagnóstico sobre la vulnerabilidad de Cataluña y propone más de 182 medidas para mitigar los impactos. El documento ha sido elaborado la Oficina Catalana del Cambio Climático y ha contado también con el trabajo del Servicio Meteorológico de Cataluña, que ha realizado las proyecciones climáticas de temperatura, precipitación y viento hasta mitad de siglo.

La diagnosis efectuada al ESCACC sobre los efectos del cambio climático en Cataluña concluye que:

  • Los Pirineos y el litoral, especialmente el Delta del Ebro, son las áreas geográficas más vulnerables. El primero se verá afectado por los aumentos de temperatura media anual de hasta 2º C, que pueden alcanzar los 4,6º C a finales de siglo. El incremento del nivel del mar es la amenaza más seria en el Delta del Ebro.
  • De los 11 sistemas naturales y sectores socioeconómicos analizados (agua, agricultura y ganadería, biodiversidad, bosques-gestión forestal-, industria y servicios, movilidad e infraestructuras de transporte, pesca, salud, sector energético, turismo, y urbanismo y vivienda), el agua es el elemento más vulnerable, dada la disminución en su disponibilidad, con consecuencias directas sobre los demás sectores. El área de la gestión forestal es la que tiene más conocimiento sobre los impactos del cambio climático. En cambio, los sectores socioeconómicos o bien desconocen la adaptación o bien no entra en sus estrategias de futuro.
  • Los 63 impactos descritos como consecuencia del cambio climático, 32 son impactos ya observados: incremento de la temperatura, aumento del nivel del mar, variabilidad de la precipitación, cambios en la biodiversidad, afección a la producción agrícola, disminución de los días de nieve , intensificación de los episodios de olas de calor, alteraciones en el suministro eléctrico debido a fenómenos meteorológicos extremos…

El ESCACC es el instrumento que el Gobierno pone a disposición de toda la sociedad catalana, ya sea mediante la generación y transferencia del conocimiento o mediante el aumento de la capacidad adaptativa de los sectores y/o sistemas analizados. Para alcanzar estos dos objetivos, la Estrategia propone una serie de medidas de adaptación, hasta 182. De éstas, 30 son genéricas y el resto, 152, son específicas para cada sector socioeconómico y sistema natural.

La ejecución de la ESCACC se llevará a cabo a través de planes de acción sectoriales, que impulsarán los diferentes departamentos de la Generalitat, con la participación también del ámbito privado y del resto de administraciones públicas. Con su aprobación, hoy, el Gobierno de la Generalitat podrá ejemplificar la tarea esencial de los gobiernos no estatales en las políticas de acción climática en la próxima cumbre de clima de las Naciones Unidas, que se celebrará en Doha (Qatar), del 26 de noviembre al 7 de diciembre.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de