El problema ambiental no sólo se presenta en lugares turísticos masificados, un estudio publicado en Nature Climate Change estima que el turismo es responsable del 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero globales, una cifra cuatro veces mayor que la de estimaciones anteriores que rondaban entre el 2,5 y 3%.

La diferencia radica en que anteriormente no se tenían en cuenta las emisiones de: el transporte, la elaboración de comidas y bebidas, el mantenimiento de las infraestructuras o los servicios de los minoristas en los destinos turísticos.

Además los resultados muestran un aumento de la huella de carbono del turismo entre el año 2009 y el 2013. El estudio ha revelado también que los viajes en avión son un factor clave en la huella del turismo y que las emisiones aumentan según crece el turismo low cost.

Más de 1.000 millones de viajes

Liderada por varios científicos de la Universidad de Sidney, la investigación durante año y medio estimó y cotejó más de 1.000 millones de cadenas de suministro turístico (de 189 países) y sus impactos en la atmósfera.

“Esta investigación llena un vacío crucial identificado por la Organización Mundial del Turismo y la Organización Meteorológica Mundial para cuantificar, de manera integral, la huella turística mundial”, ha afirmado la autora principal del análisis Arunima Malik.

El grupo de investigadores utilizó para el análisis dos procedimientos contables diferentes, que asignan las emisiones del país de residencia de un turista a su destino y viceversa. Esto permitió calcular las estimaciones de emisiones a lo largo del viaje.

Es la primera vez que para estimar la huella de carbón del turismo a nivel mundial se cuantifican todas las variables, hasta la fabricación de suvenires.

En algunos lugares como Maldivas, Mauricio, Chipre y las Seychelles; teniendo en cuenta su pequeña población, en el análisis se percibió una desproporcionada tasa de emisiones de carbono. Siendo el turismo responsable directo de entre el 30 y el 80 por ciento de las emisiones nacionales.

“Es posible que se requieran impuestos sobre el carbono, en particular para los viajes en avión, con la finalidad de reducir el crecimiento futuro no controlado de las emisiones relacionadas con el turismo”, han afirmado los investigadores del estudio.

Estados Unidos lidera el ranking de huella de carbono, seguido de China, Alemania e India. Además el análisis descubrió que el turismo crecerá un cuatro por ciento al año, superando a muchos otros sectores económicos.

Fuente: EL MUNDO,