PIXABAY

El cambio climático representa la mayor amenaza a largo plazo para la economía mundial. Si no se toman medidas de mitigación, las temperaturas globales podrían aumentar en más de 3 ° C y la economía mundial podría contraerse un 18% en los próximos 30 años.

Pero el impacto puede reducirse si se toman medidas decisivas para cumplir con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, según muestra el nuevo índice de economía climática del Swiss Re Institute. Esto requerirá más de lo prometido hoy; los sectores público y privado jugarán un papel crucial en la aceleración de la transición a cero neto.

Swiss Re Institute ha realizado una prueba de resistencia para examinar cómo 48 economías se verían afectadas por los efectos continuos del cambio climático en cuatro escenarios diferentes de aumento de temperatura. A medida que el calentamiento global agrava el impacto de los desastres naturales relacionados con el clima, puede conducir a pérdidas sustanciales de ingresos y productividad a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, el aumento del nivel del mar da como resultado la pérdida de tierras que de otro modo se podrían haber utilizado de manera productiva y el estrés por calor puede provocar la pérdida de cosechas. Las economías emergentes de las regiones ecuatoriales serían las más afectadas por el aumento de las temperaturas.

Las principales economías podrían perder aproximadamente el 10% del PIB en 30 años por culpa del cambio climático

En un escenario severo de un aumento de temperatura de 3,2 ° C, China podría perder casi una cuarta parte de su PIB (24%) a mediados de siglo. Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido sufrirían una pérdida de alrededor del 10%. Europa sufriría algo más (11%), mientras que economías como Finlandia o Suiza están menos expuestas (6%) que, por ejemplo, Francia o Grecia (13%).

En el caso de España, el índice de Swiss Re lee coloca en el puesto 12 con mejor resiliencia, aunque también verá afectada su economía. Según los datos que ofrece el informe, España podría llegar a perder casi el 10% de su economía en 2050 si hay un aumento de la temperatura severo. Es por ello que la pérdida de PIB en España sería de al menos unos 4,5 puntos porcentuales menos en 2050 si el aumento de la temperatura se limita a bastante menos de 2ºC.

Thierry Léger, director de suscripción del grupo y presidente del Swiss Re Institute, dijo: “El riesgo climático afecta a todas las sociedades, empresas y personas. Para 2050, la población mundial crecerá a casi 10.000 millones de personas, especialmente en las regiones más afectadas por el cambio climático. Por lo tanto, debemos actuar ahora para mitigar los riesgos y alcanzar los objetivos netos cero. Del mismo modo, como muestra nuestro índice de biodiversidad reciente, los servicios de la naturaleza y los ecosistemas brindan enormes beneficios económicos pero están bajo una intensa amenaza. Es por eso que el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son desafíos gemelos que debemos abordar como comunidad global para mantener una economía saludable y un futuro sostenible”.

El Índice de Economía del Clima clasifica la resiliencia de los países al cambio climático

Además de evaluar el impacto económico esperado de cada país por los riesgos climáticos, el Swiss Re Institute también clasificó a cada país en función de su vulnerabilidad a condiciones climáticas extremas secas y húmedas. Además, analizó la capacidad del país para hacer frente a los efectos del cambio climático. En conjunto, estos hallazgos generan una clasificación de la resiliencia de los países a los impactos del cambio climático. Es aquí donde España se sitúa en el duodécimo puesto.

La clasificación muestra una vista similar al análisis de impacto del PIB: los países más afectados negativamente son a menudo los que tienen menos recursos para adaptarse y mitigar los efectos del aumento de las temperaturas globales. Los países más vulnerables en este contexto son Malasia, Tailandia, India, Filipinas e Indonesia. Las economías avanzadas del hemisferio norte son las menos vulnerables, incluidos Estados Unidos, Canadá, Suiza y Alemania.

Los sectores público y privado juegan un papel crucial

Dadas las consecuencias destacadas en el análisis del Swiss Re Institute, la necesidad de actuar es indiscutible. Las medidas coordinadas de los mayores emisores de carbono del mundo son cruciales para cumplir los objetivos climáticos.

Los sectores público y privado pueden facilitar y acelerar la transición, particularmente en lo que respecta a las inversiones en infraestructura sostenible que son vitales para mantenerse por debajo de un aumento de temperatura de 2 ° C. Dado el horizonte a largo plazo de sus pasivos y el capital a largo plazo para comprometer, los inversores institucionales como los fondos de pensiones o las compañías de seguros también están en una posición ideal para desempeñar un papel importante.

Jérôme Haegeli, economista jefe del grupo Swiss Re, dijo: “El cambio climático es un riesgo sistémico y solo se puede abordar a nivel mundial. Hasta ahora, se está haciendo muy poco. La transparencia y la divulgación de los esfuerzos integrados de cero neto por parte de los gobiernos y el sector privado son cruciales. Solo si los sectores público y privado se unen será posible la transición a una economía baja en carbono. La cooperación mundial para facilitar los flujos financieros a las economías vulnerables es fundamental. Tenemos la oportunidad de corregir el rumbo ahora y construir un mundo que será más verde, más sostenible y más resistente”.

Economía neta cero

«El análisis muestra el beneficio de invertir en una economía neta cero. Por ejemplo, agregar solo un 10% a los USD 6,3 billones de inversiones anuales en infraestructura global limitaría el aumento de temperatura promedio a menos de 2 ° C. Esto es solo una fracción de la pérdida en el PIB mundial que enfrentamos si no tomamos las medidas adecuadas», sentenció.

Mitigar el cambio climático requiere todo un menú de medidas. Se necesitan más políticas de fijación de precios del carbono combinadas con incentivos para soluciones basadas en la naturaleza y de compensación de carbono, así como una convergencia internacional en taxonomía para inversiones verdes y sostenibles.

Como parte de la información financiera, las instituciones deben divulgar periódicamente cómo planean lograr el Acuerdo de París y los objetivos de emisiones netas cero. Los reaseguradores también desempeñan un papel en el suministro de capacidad de transferencia de riesgos, conocimiento del riesgo e inversión a largo plazo, utilizando su conocimiento del riesgo para ayudar a los hogares, las empresas y las sociedades a mitigar y adaptarse al cambio climático.

Fuente: Ramón Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/la-economia-espanola-podria-caer-hasta-un-10-para-2050-si-no-se-hace-nada-contra-el-cambio-climatico/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de