La Nasa sugiere que los recientes aumentos detectados en la velocidad a la que crece el hielo marino del Ártico en el invierno podrían haber frenado parcialmente la disminución general de la cubierta de hielo marino.

A medida que las temperaturas en el Ártico se han calentado al doble del ritmo del resto del planeta, la extensión de agua de mar congelada que cubre el océano Ártico y los mares vecinos se ha reducido en las últimas tres décadas.

La extensión del hielo marino del Ártico al final del verano ha disminuido hasta casi a la mitad desde principios de los años ochenta.

Un estudio reciente de la Nasa ha descubierto que desde 1958, la cubierta de hielo marino del Ártico ha perdido, en promedio, alrededor de dos tercios de su espesor y ahora el 70% de la capa de hielo marino está hecha de hielo estacional o hielo que se forma y se derrite en un solo año.

Pero al mismo tiempo que el hielo marino se está desvaneciendo más rápido de lo que se ha observado en el registro satelital, también se está espesando a un ritmo más rápido durante el invierno.

Este aumento en la tasa de crecimiento podría durar décadas, según el nuevo análisis publicado en la revista científica Geophysical Research Letters. Sin embargo, esto no significa que la cubierta de hielo se esté recuperando, sólo retrasando su desaparición.

Aumento de la cantidad de hielo marino

«Este aumento en la cantidad de hielo marino que crece en invierno no supera el gran aumento en la fusión que hemos observado en las últimas décadas», manifestó en un comunicado Alek Petty, un investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la Nasa en Greenbelt, Maryland (Estados Unidos), y autora principal del estudio.

«En general, el grosor está disminuyendo. El hielo marino del Ártico aún está muy en declive en todas las estaciones y se prevé que continúe disminuyendo en las próximas décadas».

Petty y su equipo utilizaron modelos climáticos y observaciones del espesor del hielo marino del satélite CryoSat-2 de la Agencia Espacial Europea para explorar la variabilidad del crecimiento del hielo marino en todo el Ártico.

«El modelo climático global parece hacer un buen trabajo al capturar el estado del hielo marino del Ártico y muestra que la mayor parte del cambio de espesor en el Ártico central se debe a la termodinámica, es decir, la formación de hielo y el derretimiento del hielo, aunque alrededor del borde del hielo marino del Ártico, la dinámica, que es el transporte de hielo, puede desempeñar un papel más importante», explica Petty.

Estas simulaciones de modelos mostraron que en la década de 1980, cuando el hielo marino del Ártico tenía un grosor promedio de 2,2 metros en octubre, se formaban alrededor de 1,1 metros extra de hielo durante el invierno. Dicha tasa de crecimiento ha aumentado y puede continuar haciéndolo durante varias décadas más en algunas regiones del Ártico hasta los 1,7 metros.

Parece contraintuitivo

¿Cómo logra que una cubierta de hielo debilitada crezca a un ritmo más rápido durante el invierno que cuando el Ártico estaba más frío y el hielo era más grueso y más fuerte?

«Nuestros hallazgos resaltan cierta resistencia de la cubierta de hielo marino del Ártico», continúa Petty.

«Si no tuviéramos esta retroalimentación negativa, el hielo disminuiría incluso más rápido de lo que lo hace actualmente. Desafortunadamente, el circuito de retroalimentación positiva de la fusión del hielo en el verano y el aumento de la absorción solar asociada con la fusión del hielo en el verano todavía parece ser dominante y continúa en general forzando la disminución del hielo marino», advierte la experta.

No obstante, la mayor tasa de espesamiento del hielo marino en invierno tiene otras implicaciones. A medida que el hielo se forma en la superficie del océano, libera gran parte del agua salada y densa de la que se originó, que se hunde y aumenta la mezcla de aguas en el océano superior.

Fuerte enfriamiento de las aguas

Los aumentos en esta formación de hielo y la mezcla durante el invierno pueden ayudar a mitigar el fuerte enfriamiento de las aguas superficiales del océano Ártico que se ha constatado en las últimas décadas debido al mayor derretimiento del verano.

«Esto está alterando el equilibrio estacional y la distribución de salinidad del océano superior en el Ártico; está cambiando cuando tenemos agua dulce, cuando tenemos agua salada y qué tan profunda y estacional es esa capa mixta oceánica superior», comenta Petty. «Y todo eso significará que los microorganismos y los ecosistemas locales deben adaptarse a estas condiciones en rápida evolución».

Las proyecciones de Petty encontraron que, a mediados de siglo, los fuertes aumentos en las temperaturas atmosféricas y oceánicas superarán el mecanismo que permite que el hielo vuelva a crecer más rápido, y la cubierta de hielo del mar Ártico disminuirá aún más.

El estudio predice, también, que el cambio ocurrirá una vez que el hielo marino tenga menos de medio metro de espesor al comienzo del invierno, o que su concentración, el porcentaje de un área cubierta de hielo marino, sea inferior al 50%.

«Es improbable que este mecanismo de retroalimentación negativa que aumenta el crecimiento del hielo sea suficiente para prevenir un Ártico sin hielo en este siglo», se lamenta Petty.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/cambioclimatico/abci-hielo-marino-artico-espesa-mas-rapido-invierno-201812101150_noticia.html,