Pocos discutirían que España es hoy un país distinto al de la década de los 60. Pero no hablamos aquí de política ni cultura, sino de las condiciones físicas y climáticas de un país que, en el último medio siglo, se ha vuelto más cálido, sobre todo en verano, y quizá también algo más seco.

Así se desprende del primer informe anual elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). El año 2020, del que están a punto de conocerse los datos del primer semestre, apuntala la tendencia.

Los cinco primeros meses de 2020 fueron los más cálidos desde que hay registros, y el primer semestre, según adelantó Rubén del Campo, portavoz de la AEMET, en la presentación del nuevo informe, será el primero o el segundo más caluroso en España desde que hay datos homologables, es decir, 1965.

El informe de la AEMET además de detallar el estado del clima en 2019, también revisa estudios anteriores, que reflejan una sostenida tendencia hacia el calentamiento. “En España el cambio climático se manifiesta en las últimas décadas en el claro incremento detemperatura del aire, en el aumento de las olas de calor, y en el descenso generalizado de la humedad relativa”, señala el documento.

La AEMET refiere que el aumento medio de temperatura experimentado en cada década, a partir de los años 60, se ha cifrado en 0,3º C . Desde los años 80, cada década ha sido, sin excepción, más cálida que la anterior. Una subida que se nota, sobre todo, en los veranos, cuando la diferencia entre la España actual y la de antaño se acentúa.

El informe recoge también que ocho de los 10 años más cálidos que se han registrado son del siglo XXI, mientras que cinco de los seis con temperaturas más altas se han dado en la última década.

Precipitaciones ligeramente menores en España

En cuanto al agua, las fuentes que recoge el informe apuntan a un ligero descenso en las lluvias durante el último medio siglo, el cual, sumado a una mayor evaporación por el aumento de temperaturas, arroja como resultado una menor disponibilidad del líquido elemento.

“No hay una clara tendencia en la precipitación anual en España a largo plazo”, señala el informe, si bien recuerda que otros estudios “concluyen que para los últimos cinco decenios la precipitación media anual en España mostró una disminución moderada”.

El año 2019 fue normal en cuanto al volumen de las precipitaciones, pero también el sexto año más cálido desde, al menos, 1965. Su temperatura media se sitúa 0,8º en España sobre la media del periodo de referencia, entre 1981 y 2010. Hubo tres olas de calor y una de ellas, entre el 26 de junio y el 1 de julio, batió varios récords de temperatura en la Península.

Fuente: ÁNGEL DÍAZ / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/07/02/5efdc21021efa03f078b45d7.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de