El viento de la Antártida reduce las precipitaciones

Investigadores han observado y caracterizado un proceso meteorológico que antes no se sabía que ocurriera en las regiones costeras de la Antártida. Los vientos catabáticos que soplan desde el interior hasta los márgenes del continente reducen la cantidad de precipitación (principalmente nevadas), que es un factor clave en la formación de la capa de hielo. Al formar una capa de aire muy seca en el primer kilómetro de la atmósfera, los vientos transforman los copos de nieve que caen directamente desde su estado sólido a vapor de agua en un proceso conocido como sublimación, informa Europa Press.

Los autores de este estudio utilizaron datos nuevos recogidos en la costa de Adélie Land durante un periodo de un año, junto con simulaciones realizadas con modelos atmosféricos. Estos expertos estimaron que, a través del continente, la precipitación acumulada cerca del suelo era un 17 por ciento más baja que su nivel máximo más alto en altitud. Sus mediciones indican que la precipitación puede ser hasta un 35 por ciento más baja en la región alrededor de la Antártida Oriental.

Los investigadores creen que este fenómeno podría agravarse aún más por el cambio climático, como exponen en un artículo sobre su trabajo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences. "Hasta ahora, el alcance de este importante proceso, que es en gran medida indetectable por satélite, no se ha apreciado plenamente", explica el autor del estudio, Alexis Berne, director del Laboratorio de Teledetección Ambiental (LTE, por sus siglas en francés) de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza.

Berna trabajó con un equipo de investigadores suizos, franceses e ingleses en 2015 y 2016, utilizando una nueva combinación de instrumentos para realizar mediciones en la estación de investigación francesa de Dumont d’Urville, en la costa de la Antártida Oriental. El equipo utilizó tres instrumentos: un radar meteorológico Doppler de doble polarización, un medidor de precipitación pesada y un radar perfilador.

El radar de polarización recogió información sobre el tipo e intensidad de la precipitación, mientras que el medidor de precipitación pesaba la nevada acumulada cada minuto y ayudaba a calibrar las estimaciones de los dos radares. Estos dos instrumentos se utilizaron para recopilar datos de noviembre de 2015 a enero de 2016. El tercer instrumento -el radar perfilador- ha estado recopilando continuamente perfiles verticales de la intensidad de precipitación hasta tres kilómetros de altitud desde noviembre de 2015 en Dumont d’Urville .

Al principio, los investigadores se sorprendieron por los resultados que obtuvieron. La pronunciada disminución de las precipitaciones registradas cerca del suelo no fue coherente con sus observaciones habituales. "Por lo tanto, hemos trabajado en la hipótesis de que la reducción de la precipitación en los niveles atmosféricos inferiores fue causada por sublimación de cristales de nieve como resultado de los vientos catabáticos", explica Christophe Genthon, científico del Instituto de Geociencias del Medio Ambiente del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de