Antonio Cerdá, consejero de Agricultura y Agua, destacó que “las 45 empresas han compensado voluntariamente parte de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por su actividad habitual”. Para ellos han aumentado el número de árboles en el Parque Regional El Valle y Carrasco, una de las zonas degradadas por la erosión hídrica. De esta forma podrá retener agua, generar biomasa, oxígeno y suelo fértil, así como absorber importantes cantidades de CO2.

Repoblación

Las especies plantadas “son capaces de resistir condiciones climáticas adversas”. Además “cada hectárea de monte repoblado absorbe alrededor de cinco toneladas de CO2 al año”. Así, por cada 1.000 árboles plantados, que ocuparían una superficie aproximada de dos hectáreas, se obtendría una compensación de entre 5 y 10 toneladas de CO2 al año.

Iniciativa RSCO2

El proyecto de los jóvenes empresarios murcianos se enmarca en la Iniciativa RSCO2 (‘Responsabilidad Social frente al cambio climático’), que la consejería esta poniendo en práctica para guiar a los agricultores hacia el desarrollo sostenible. La iniciativa ya cuenta con 102 entidades públicas y privadas que han presentado 59 proyectos de compensación ambiental y reducción de emisiones.

Dentro de esta iniciativa, también se ha concedido el certificado de Reducción de Emisiones a las empresas que han reducido la emisión de CO2 mediante el desarrollo de proyectos basados en la ecoeficiencia y ecoinnovación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de