Las fluctuaciones de temperatura que se amplifican por el cambio climático golpearán más duramente a los países más pobres del mundo, según un nuevo estudio publicado en Geophysical Research Letters y realizada por la Universidad de Melbourne.

Andrew King, autor principal del estudio y miembro del Centro de excelencia ARC para extremos climáticos en la Universidad de Melbourne (Australia), explica que los resultados son un claro ejemplo de las desigualdades que acompañan al calentamiento global.

“Los países más ricos que han producido la mayor cantidad de emisiones son los menos afectados por el calentamiento y las temperaturas suben de promedio solo 2 °C, mientras que las naciones más pobres son las más afectadas por el cambio climático y las consecuencias que esto conlleva”, asegura.

Países afectados

Los países menos afectados incluyen la mayoría de las zonas templadas, con el Reino Unido por delante de todos los demás. Por el contrario, los más afectados se encuentran en las regiones ecuatoriales, incluidos países como la República Democrática del Congo.

Este patrón es válido incluso si las temperaturas superficiales medias solo alcanzan 1.5 ° C por encima de los niveles preindustriales.

Para obtener sus resultados, los investigadores utilizaron una medida simple: la relación señal / ruido. La señal en este caso es el cambio local en el promedio de temperaturas causado por el cambio climático. El ruido es la variabilidad de las temperaturas en cada región.

Los lugares fuera de los trópicos, donde hay una mayor variabilidad de temperaturas durante el año, están más adaptados a un amplio rango de temperaturas y, por lo tanto, el calentamiento será menos notorio.

Regiones ecuatoriales

Pero en las regiones ecuatoriales, donde ya hay un promedio de temperatura muy alta y una menor variación a lo largo del año, un pequeño aumento en las temperaturas debido al cambio climático se notará claramente y tendrá un impacto inmediato. 

Esta diferencia en la temperatura, combinada con la distribución de la riqueza en todo el mundo, con naciones más ricas que tienden a estar en regiones templadas y las naciones más pobres en los trópicos, se suma a la carga futura del cambio climático de las naciones en desarrollo.

”Las naciones económicamente poderosas, que son las más responsables de las emisiones que han provocado al calentamiento global, tendrán que tomar el relevo si quieren mantener el crecimiento económico en los países en desarrollo”, dijo el coautor Luke Harrington de la Universidad de Oxford.

”Es por eso que debemos invertir para limitar un impacto catastrófico del cambio climático en las naciones en desarrollo. Ayudando a estas naciones a enfrentar estos desafíos, ayudamos a mantener su estabilidad económica y su seguridad en el futuro y, por extensión, la nuestra también”, añade Harrington.

Fuente: CROEM,