Los arrecifes de coral han sobrevivido la extinción de los dinosaurios, la era del hielo y otros cambios ambientales masivos, pero ¿sobrevivirán los corales a la humanidad del siglo XXI?

El panorama no es muy prometedor, dicen los científicos, quienes han determinado que para 2050 casi el 90% de estos super ecosistemas, que entre otras cosas proporcionan el hábitat del 25% de las especies marinas, así como medios de vida y valor para cientos de millones de personas, podrían estar extintos.

Los arrecifes de coral están siendo hervidos vivos”, asegura Gabriel Grimsditch de la división de ecosistemas marinos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Grimsditch se refiere a que el aumento de las temperaturas del océano, una consecuencia del calentamiento global y a su vez las actividades humanas tales como la emisión de gases de efecto invernadero, está literalmente matando los arrecifes de coral.

Corales

“Los corales son muy sensibles a los cambios de temperatura en el agua, en el mar, y viven en una simbiosis con unas algas microscópicas que viven dentro de ellos y les dan energía. Cuando la temperatura sube demasiado, esta simbiosis que da vida y energía al coral se rompe. Y cuando se rompe es como una fiebre en los humanos, el coral está muy estresado, está muy débil y pierde su color y se blanquea. En esta situación el coral puede morirse muy fácilmente y vemos que hay muchos corales que cuando se blanquean sobreviven unos días, unas semanas, a lo mejor unos meses, pero en muchos casos pierden la vida”, explica Grimsditch.

Es mucho lo que está en juego, además de su riqueza natural y las especies que dependen de ellos para sobrevivir, los corales nos proveen seguridad alimentaria a través de la pesca, nos protegen de inundaciones, generan ingresos gracias a los millones de turistas que viajan para apreciarlos y hasta son la materia prima de algunos medicamentos para combatir el cáncer.

“Son realmente super ecosistemas, los llamamos las células tropicales del mar, porque son tan ricas en biodiversidad y son muy valiosas. Son un activo natural increíble pero no los estamos tratando con cuidado”, dice el experto.

Pero ¿qué son los arrecifes de coral? ¿Plantas, rocas, animales?

Los arrecifes de coral, que muchos solo han visto a través de fotografías multicolor o documentales televisivos, no son vegetales sino animales, concretamente animales coloniales llamados zooides o pólipos. Las colonias se forman con cientos de miles de individuos y pueden alcanzar tamaños descomunales.

Como explica Grimsditch, las microalgas que viven en simbiosis adentro de los corales comparten con ellos la energía que obtienen a través de la fotosíntesis, por lo que estos necesitan vivir en aguas claras y poco profundas con mucha luz. Con algunas excepciones, no se encuentra coral a más de 50 metros de profundidad.

Cuando los corales se “estresan” por factores como la contaminación, o el cambio de la temperatura del agua, expulsan a las microalgas de su interior, y se blanquean.

“El calentamiento de la temperatura del mar causa estrés a los corales lo cual es algo parecido a una fiebre en los humanos. En 1998 sucedió el primer verdadero evento global de blanqueamiento y murieron aproximadamente el 16% de los corales en el mundo entero, y desde entonces hemos visto eventos de blanqueamiento más frecuentes, con el más reciente en el 2015-2016”, asegura el experto de ONU Medio Ambiente.

En el 2016 en las Maldivas, tres cuartos de los corales se blanquearon y en el norte de la barrera de coral en Australia, dos tercios de los corales murieron.

El océano, una esponja de calor

¿La causa del blanqueamiento coralino en el gran esquema de las cosas? El calentamiento global. Expertos del Panel Intergubernamental del Cambio climático (IPCC) afirmaron en un informe en 2014 que los océanos han desacelerado los efectos del cambio climático al absorber hasta un 93% del calor atrapado en los gases de efecto invernadero que las actividades humanas envían hacia la atmósfera.

Asimismo, al absorber estas grandes cantidades de calor, los océanos se han expandido, lo que significa que el aumento en el nivel del mar es una de las consecuencias del incremento de las temperaturas del agua.

Es decir, por décadas los océanos nos han protegido del aumento radical de las temperaturas del aire, y como consecuencia, los arrecifes de coral están siendo hervidos vivos en lugar de nosotros.

Océano Pacífico

Por ejemplo, el Océano Pacífico, un área considerada menos afectada que otras hasta ahora y que alberga una cuarta parte de los arrecifes de coral, en su mayoría estará sujeto a eventos de blanqueamiento casi anualmente por los próximos quince años.

Eso ha afirmado un estudio publicado en septiembre de 2018, que indica que a pesar de que la cobertura de coral se ha mantenido estable en la década más reciente, los cambios en la variedad de corales y la disminución en biomasa de peces herbívoros como resultado directo del impacto humano son signos de que los arrecifes de coral están cambiando.

La situación es de tal gravedad, que el último informe del IPCC presentado en octubre, estima que, incluso con acciones contundentes para estabilizar el calentamiento global a 1,5°C por encima de los niveles preindustriales, para el 2050 se perderá del 70% al 90% de los arrecifes de coral.

Además, el aumento de las temperaturas del agua no es la única amenaza de estas especies. “Los arrecifes de coral también se ven afectados a nivel local por muchas actividades humanas, la pesca excesiva, la pesca destructiva, la contaminación por nutrientes, la sedimentación y desarrollo o modificación costera están degradando y matando a los arrecifes de coral en todo el mundo, y también están reduciendo su capacidad para recuperarse de los eventos de blanqueamiento”, aclara Gabriel Grimsditch.

La campaña mundial para salvar los arrecifes

El 2018 fue la tercera vez en que la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral declaró un Año Internacional del Arrecifedespués de 1997 y el 2008, para aumentar la conciencia mundial sobre su importancia y las amenazas que enfrenta.

Durante doce meses se realizaron esfuerzos para consolidar la protección de los arrecifes de coral como una prioridad, pero el impulso debe continuar.

Uno de los más grandes fue el anuncio de una nueva coalición que involucra organizaciones intergubernamentales, de conservación y fundaciones privadas para pedir un liderazgo audaz que salve a los arrecifes de coral.

“La coalición se ha creado para  concienciar sobre la importancia de los arrecifes de coral y las amenazas que enfrentan, esto implica una campaña de concienciación publica, así como el trabajo con los responsables políticos para desarrollar objetivos y acciones ambiciosas para la conservación de los arrecifes de coral a nivel mundial”, asegura el experto de ONU medio Ambiente, quien agrega que la coalición está construyendo un enfoque de activismo y comunicación para dirigir a la comunidad global a favor de una acción audaz de los líderes del Gobierno y del sector privado.

Soluciones innovadoras

Asimismo, la ONU junto con la Iniciativa Internacional y los Gobiernos de Mónaco y Francia han financiado soluciones innovadoras para apoyar la conservación de los arrecifes en diferentes regiones del mundo, entre ellos África, el Caribe y el sudeste de Asia.

Esperamos que estos proyectos innovadores puedan ayudar a mejorar la gestión de los arrecifes de coral en todo el mundo”, resalta Grimsditch.

Además, otro estudio de ONU Medio Ambiente afirma que un cambio hacia una mejor salud de los arrecifes de coral de aquí a 2030 podría ser beneficioso para las economías y desbloquear hasta 37.000 millones de dólares en Indonesia y 35.000 millones en Mesoamérica, en tres sectores clave dependientes de los arrecifes: el turismo, la pesca comercial y el desarrollo costero.

Proyectos creativos, ¿pero efectivos?

La creatividad de activistas a lo largo del planeta para salvar a los arrecifes no se ha hecho esperar. Recientemente investigadores de dos universidades australianas crearon un robot submarino que se mueve a través de porciones dañadas de los arrecifes, y “planta” cientos de miles de corales mizroscópicos para regenerarlos.

Los corales “bebés” fueron cultivados a partir de especímenes que sobrevivieron al gran evento de blanqueamiento de 2016 en la Gran Barrera de Coral, y que se cree son especialmente tolerantes a las temperaturas más cálidas.  Los resultados del experimento aún están por verse.

“Ahora hay muchos proyectos de restauración y cultivo de corales en todo el mundo, en casi todos los países donde se encuentran los arrecifes de coral hay gente que está investigando cómo restaurarlos después de un evento de blanqueamiento. La restauración y el cultivo de los corales se encuentra en una fase de investigación y desarrollo, es un campo importante y es probable que en el futuro tengamos que restaurar los arrecifes”, asegura el experto de ONU Medio Ambiente.

Proyecto reconocido

En Belice, por ejemplo, buceadoras de la ONG Fragments of Hope, localizan arrecifes sanos, los cultivan en viveros para tenerlos en abundancia, y después los trasplantan a mano en aguas poco profundas. El proyecto ha sido reconocido internacionalmente.

Pero este tipo de iniciativas no pueden convertirse en la única esperanza de los corales, advierte el experto. “Tenemos que tener mucho cuidado y no vender la idea que esto es la solución porque todavía no tenemos las técnicas adecuadas para realmente restaurar un arrecife de coral, o un ecosistema natural. Los arrecifes son ecosistemas muy grandes y muy salvajes y tratar de recrearlos a través de la ingeniería humana es muy difícil”.

¿Entonces, qué más podemos hacer?

Todavía hay esperanza, dice Grimsditch, “los corales formadores de arrecifes han estado en la tierra durante cientos de millones de años, e incluso han sobrevivido a la extinción de los dinosaurios, son muy resistentes a los golpes y los traumas, pero necesitan las condiciones adecuadas para recuperarse y volver a crecer. La actividad humana es una gran influencia en estas condiciones, y si lo hacemos bien podremos tener arrecifes de coral saludables en el futuro”.

Hay muchas cosas que se pueden hacer el día a día para proteger a los corales, asegura el experto. En primer lugar, llevar estilos de vida más sostenibles y tomar todas las medidas necesarias para reducir nuestras propias emisiones de los gases que causan el cambio climático.

“Podemos también aprender más sobre esta crisis de los arrecifes de coral, educarnos y aumentar la conciencia de nuestros amigos y familiares. Podemos también averiguar como uno puede involucrarse en proyectos de conservación y podemos apoyar a los políticos que tienen las mejores políticas ambientales y climáticas”, dice.

Asimismo, podemos hacer elecciones como turistas, buzos y nadadores. Por ejemplo, ONU medio Ambiente y la Fundación Reef-World, se han unido en la iniciativa “Green Fins” o “aletas verdes”, que permite a los operadores de buceo y snorkel cambios simples pero efectivos en sus prácticas comerciales que reducen el impacto en estos arrecifes.

“Así que si uno se va de vacaciones para hacer buceo o snorkeling uno puede buscar un centro de buceo que haya sido aprobado por Green Fins. También abajo del agua hay que tratar a los corales con mucho respeto, no se puede tocar nada mientras se bucea, no se debe pisar los corales, y nunca llevarse ningún recuerdo de los arrecifes de coral. No comprar ningún souvenir que sea hecho con corales”, explica el experto.

Rechazar el plástico

Además de todas estas medidas, rechazar el plástico  en general, también favorece a los corales. Los restos de plástico privan a los corales de oxígeno y luz vitales y liberan toxinas que permiten la invasión de bacterias y virus.

En un análisis a 159 arrecifes de coral en la región de Asia y el Pacífico, publicado en 2018, los investigadores estimaron que hay 11.100 millones de partículas  de plástico enredadas en los corales y se prevé que este número aumente 40% en los próximos siete años.

De los 124.000 arrecifes coralinos que fueron evaluados, 89% de aquellos cubiertos de plástico enfrentaban la amenaza de enfermedades, en comparación con solo 4% de los corales libres de plástico.

Tal y como lo declaró ONU Medio Ambiente a comienzo de 2019: “El destino de los arrecifes de coral pende de un hilo”, y depende de nosotros como comunidad internacional evitar la pérdida de uno de los más importantes ecosistemas en el mundo, que ya de por sí han logrado sobrevivir ante la adversidad por siglos a pesar de nuestros abusos.

“Los arrecifes de coral tienen una capacidad de recuperación bastante fuerte, y si logramos reducir nuestros impactos locales, de la pesca, de la polución, del desarrollo costero y logramos reducir nuestros impactos al arrecife, y además como una comunidad global conseguimos reducir las emisiones y logramos reducir el cambio climático entonces los arrecifes también tendrán la capacidad para restaurarse y para poder a volver a ser ecosistemas sanos, biodiversos y valiosos”, concluye Gabriel Grimsditch.

Fuente: ONU,

Artículo de referencia:https://news.un.org/es/story/2019/01/1449332,