ProEcoServ evaluó servicios de ecosistemas como el agua, retención de tierra, protección de las orillas, captura de carbono y polinización en Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Vietnam y Chile. 

Un proyecto cuyo objetivo es integrar el valor económico de los ecosistemas en las políticas gubernamentales ha identificado cerca de mil millones de dólares en beneficios en cuatro países piloto, destacando la importancia de la conservación de los ecosistemas recientemente recogidos en la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030. 

ProEcoServ, el proyecto insignia de cuatro años del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se ha centrado en la valoración y seguimiento de los servicios de ecosistemas en el diseño de políticas estudiando cuatro países piloto: Sudáfrica, Trinidad y Tobago, Vietnam y Chile. 

De servicios de retención de tierra por valor de 622 millones de dólares en Trinidad y Tobago, a 166 millones de dólares ahorrados gracias a la gestión del riesgo de desastres basado en servicios de los ecosistemas en Sudáfrica, el informe final del proyecto añade más solidez a las pruebas que demuestran que los ecosistemas son cruciales para el desarrollo sostenible.

El Director Ejecutivo del PNUMA dijo: "El verdadero valor de los ecosistemas se deja frecuentemente de lado en las decisiones de mercados y economías. Pero las economías reales que apuntalan nuestras sociedades están fundamentadas en el mundo natural. Los ecosistemas proporcionan múltiples beneficios sanitarios, científicos y estéticos, debemos mejorar nuestra capacidad para también reflejar su valor económico en las comunidades nacionales y locales. 

"A medida que acatamos el desafío de los Objetivos Mundiales, capturar el valor ecológico y económico de los ecosistemas saludables nos permite hablar de las tres dimensiones del desarrollo sostenible, incluyendo la equidad social y los medios de vida". 

Fundamentalmente el proyecto ha desarrollado herramientas y productos de evaluación de ecosistemas para ser usados por los responsables políticos para evaluar el valor de los ecosistemas e integrarlo en las decisiones de inversiones y modelos macro económicos. ProEcoServ ha dejado un legado duradero en las esferas de gobierno de los países piloto a nivel local, provincial, nacional y regional. 

Algunos de los beneficios que el proyecto ha descubierto, a continuación: 

Trinidad y Tobago

  • Servicios de retención de tierra con un valor de hasta 622 millones de dólares al año fueron identificados en los bosques tropicales del norte de Trinidad, equivalente al 6 por ciento de los ingresos fiscales del gobierno. 
  • Los arrecifes de coral proporcionan hasta un 49,6 millones de dólares en servicios de protección de la orilla a la economía nacional.

Sudáfrica

  • En el Distrito de Eden en Sudáfrica, un área afectada por desastres naturales de inundaciones, incendios y sequías, un ahorro financiero de hasta 160 millones de dólares fueron identificados en los presupuestos públicos de 2003-2008.
  • Se pueden crear hasta 400,000 puestos de trabajo en Sudáfrica procedentes de la restauración de actividades de ecosistemas. 

Vietnam

  • En la provincia de Cau Mau, 45,523 hectáreas de manglares generan servicios a los ecosistemas por un valor de entre 1,560 – 2,985 dólares por hectárea al año. 
  • De todo esto, hasta 1,720 dólares proceden de la captura de carbono.

Chile

  • Datos del Sistema de Observación de la Tierra, un sistema de información basado en satélites, se combinaron con los flujos de turistas recogidos de plataformas en internet para recoger información sobre agua y ecoturismo en Chile. 

Estos hallazgos y las herramientas desarrolladas aseguran que el proyecto ha contribuido a políticas que integran el valor de los servicios de ecosistemas. 

En Sudáfrica, por ejemplo, el papel de los servicios de ecosistemas está ahora reconocido como parte de la infraestructura ecológica con una contribución activa de 93 mil millones de dólares en el Plan Nacional de Desarrollo de Infraestructura. 

En Trinidad y Tobago, ProEcoServ demostró su relevancia política con el Desarrollo de una Ley de Tierras ante el Parlamento, así como una Estrategia de Desarrollo Espacial y un Plan Nacional de Desarrollo. 

En Vietnam, los hallazgos del proyectos se usaron en la planificación de la tierra a nivel provincial en Ca Mau, la Estrategia Nacional de Crecimiento Verde para 2020 y la Estrategia Nacional para la Protección del Medio Ambiente de 2020.

En Chile, uno de los resultados fue el primer plan de desarrollo del turismo para la Municipalidad de San Pedro de Atacama que reconoce claramente el papel de los servicios de ecosistemas en la gestión de la tierra y el turismo sostenible en uno de los paisajes más secos del mundo. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de