El año pasado se ha despedido siendo el segundo más cálido de los registros, a tan solo 0,04 grados centígrados de 2016, el más caluroso, según indica el informe global del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, el sistema desarrollado por la Unión Europea de observación de la Tierra.

El mercurio se situó 0,6 ºC por encima del promedio del periodo 1981-2010. En Europa fue el más cálido registrado, pero solo por un pequeño margen. En este continente todas las estaciones fueron más cálidas de lo normal, siendo las estaciones de verano y de otoño los cuartos más calurosos registrados hasta ahora.

El dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero, también continúa su ascenso de momento imparable, el último año un 2,3 +- 0,8 partes por millón, mientras que el año pasado fue de 2,1 +- 0,5 partes por millón. Unos resultados a los que ya apuntaban las proyecciones de la Organización Meteorológica Mundial y los investigadores de los expertos del Global Carbon Project.

2019 cálido

Los datos muestran con claridad la tendencia al alza de las temperaturas, con la última década (de 2010 a 2019) como la más cálida de los registros, siendo los cinco últimos años los peores, un periodo en el que la media de temperatura se situó entre 1,1 y 1,2 grados por encima de los valores preindustriales definidos por el IPCC (panel de expertos sobre cambio climático de la ONU).

“Son señales de alarma incuestionables”, advierte el directivo de Copernicus Jean-Neal Thépaut en un comunicado.

El mayor calentamiento comparado con el periodo 1981 -2010 en promedio se produjo en Alaska y en otras parte del Ártico. Hay áreas que se calientan más que la media, especialmente el este y sur de Europa y sur de África y Australia. En contraste, el centro y el sureste de Canadá experimentaron medias más bajas.

Fuente: ESTHER SÁNCHEZ / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/sociedad/2020/01/08/actualidad/1578487197_670733.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de