PIXABAY

Comienza el periodo de reproducción de la pardela balear, el ave marina más amenazada de Europa y, desde el proyecto LIFE INTEMARES, iniciamos una campaña de marcaje de ejemplares que permitirá aumentar su conocimiento a través del estudio de sus movimientos y su comportamiento. Esta información servirá para guiar la declaración de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en la Red Natura 2000.

SEO/Birdlife, en coordinación con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y la Fundación Biodiversidad, ha iniciado los trabajos de marcaje de ejemplares tanto en colonias de cría en las islas Baleares, como en aguas barcelonesas, así como trabajos de seguimiento de colonias de esta especie en Baleares.

Colonias y áreas de alimentación de la pardela balear

Estas campañas de marcaje consisten en la colocación de dispositivos GPS en distintas colonias del archipiélago Balear, en las islas de Ibiza, Mallorca y Menorca, para conocer los movimientos de los individuos reproductores y valorar cómo se relacionan las colonias con las áreas de alimentación en el mar.

En general, las pardelas suelen desplazarse desde sus colonias en Baleares, donde encuentran acantilados e islotes tranquilos en los que criar, a las costas del Mediterráneo ibérico para alimentarse, al tratarse de áreas más productivas. Sin embargo, es necesario reforzar las investigaciones para mejorar la definición de las áreas que utilizan durante esta época con el fin de delimitar los espacios que mejor contribuyan a su protección.

Además, en el marco del proyecto Pufmed, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, SEO/BirdLife también marcará pardelas capturadas en el mar en la costa central catalana, gracias al uso de nuevos dispositivos GPS que permiten la descarga remota de los datos, a través de telefonía móvil, sin necesidad de recapturar a las aves.

Pardela balear, endémica de Baleares

La pardela balear solo cría en las islas Baleares, por lo que se la suele considerar “endémica” de este archipiélago. Nidifica en acantilados costeros o zonas de derrubios y pequeños islotes, dentro de cuevas o en pequeñas huras, que visita de noche.

Durante sus viajes de alimentación, en época reproductora, puede desplazarse a varios cientos de kilómetros de distancia, alcanzando las costas del Mediterráneo ibérico y el norte de África. Una vez acabada la época de cría, en junio-julio, atraviesa el estrecho de Gibraltar y se distribuye por las costas atlánticas entre el norte de Marruecos y el suroeste de Gran Bretaña, aspecto que también se está estudiando en el marco del LIFE INTEMARES, en coordinación con AZTI.

En peligro crítico de extinción

La pardela balear está catalogada por la UICN como en peligro crítico de extinción. Se estima que apenas quedan unas 3.000 parejas reproductoras, y los análisis demográficos muestran un declive del 14% anual de su población. Si se mantienen las amenazas actuales, esta especie única en el mundo desaparecería en poco más de medio siglo.

Al tener una elevada esperanza de vida en condiciones naturales, su tasa de reproducción es baja, por lo que la pardela balear es particularmente sensible a amenazas que causan mortalidad de ejemplares adultos, entre las que se encuentran principalmente la captura incidental por artes de pesca y la depredación por parte de carnívoros introducidos en sus colonias, principalmente gatos.

A ello se suman la contaminación marina, la urbanización del litoral y la contaminación lumínica, que desorienta a los jóvenes al abandonar el nido, y nuevas amenazas potenciales, como las infraestructuras en el mar y el cambio climático.

Gestión eficaz de los espacios protegidos

El proyecto LIFE INTEMARES avanza hacia el objetivo de lograr una gestión eficaz de los espacios marinos de la Red Natura 2000, con la participación activa de los sectores implicados y con la investigación como herramientas básicas.

La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico coordina el proyecto. Participan como socios el propio ministerio, a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación; la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, así como de la Agencia de Medio Ambiente y Agua; el Instituto Español de Oceanografía; AZTI; la Universidad de Alicante; la Universidad Politécnica de Valencia; la Confederación Española de Pesca, SEO/BirdLife y WWF-España. Cuenta con la contribución del Programa LIFE de la Unión Europea (UE).

Fuente: Fundación Biodiversidad,

Artículo de referencia: https://fundacion-biodiversidad.es/es/prensa/actualidad/estudiamos-movimientos-pardela-balear-para-reforzar-proteccion,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de