Así lo indica el informe anual del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, dado a conocer ayer. La contaminación de fósforo y de otras sustancias como el nitrógeno y las aguas residuales ha causado la proliferación de algas que envenenan a los peces y socavan el turismo costero.

Por otra parte, señala el PNUMA, los científicos están preocupados por los plásticos industriales que se echan al mar, en particular los de un tamaño inferior a cinco milímetros.

Al parecer, no sólo amenazan a los peces que los confunden con alimento, sino que acumulan sustancias biotóxicas que podrían ocasionar problemas endocrinos, mutaciones y cáncer.

El PNUMA instó a reciclar más y mejor los desechos, y transformar los peligros para el medio ambiente en una fuente de recursos positiva.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de