Esta decisión fue tomada por la Dirección Nacional de Biodiversidad del Ministerio del Ambiente (MAE) luego de constatar que la osita era alimentada y cuidada como mascota. Esta situación no es adecuada para su desarrollo porque estas condiciones afectan en el proceso de reinserción de la especie a su hábitat natural.

Por ello, el traslado a un centro de manejo adecuado para su cuidado era de vital importancia. Así, el pasado 26 de diciembre, esta Cartera de Estado realizó el operativo para que “Cosanga” llegue a su nuevo hogar temporal, cuyas instalaciones están equipadas con agua, ventilación, luminosidad, sombra, una casa hecha de madera y espacio suficiente para que simule un ambiente natural.

Se espera que la osezna de esta especie registrada en Libro Rojo de Mamíferos del Ecuador se fortalezca día a día, despierte su curiosidad, explore su alrededor y, con el tiempo, pueda desarrollar su destreza y memoria genética, lo que le permita en un futuro regresar al bosque.

La familia responsable de “Consaga” tenía la guía de Armando Castellanos, presidente de la Fundación Oso Andino. Por esa razón, el Ministerio del Ambiente se comunicó con el señor Castellanos coordinando las acciones para la movilización de la osezna, así mismo se dará seguimiento continuo en todas las etapas de su rehabilitación. En esta reunión, el señor Castellanos claramente explicó que su centro ubicado en Las Palmas (provincia de Napo), hasta la fecha no logra obtener su patente de manejo por las diferentes observaciones que el MAE ha señalado respecto a su Plan de Manejo.

El Ministerio del Ambiente, como máxima Autoridad en Patrimonio Natural del país, velará por el cumplimiento de la Normativa Ambiental vigente y apoyará iniciativas para evitar la extinción del Oso de Anteojos u Oso Andino, y fomentará programas que contribuyan con este objetivo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de