La problemática de la contaminación es algo de lo que se lleva versando desde hace años. Especialmente, la del plástico en los oceános, que es cada vez más acuciante y que pone en peligro a innumerables especies que poblan el entorno acuático. Pero el estudio que se ha publicado recientemente ha dejado anonadados a miles de investigadores y de lectores.

Un grupo de científicos ha logrado demostrar por primera vez que ciertos corales silvestres se alimentan de microplásticos en lugar de ingerir sus alimentos naturales, incluso estando compuestos por bacterias que pueden llegar a matarlos, según informa National Geographic.

Plástico

Este nuevo estudio se ha basado en una especie templada de coral extraída de Rhode Island, que se constituye en pequeños grupos del tamaño de un puño. Sin embargo, esta investigación apunta a que los grandes arrecifes de coral también podrían estar consumiendo microplásticos procedentes de los desechos plásticos.

Esta nueva publicación permite poner en contexto el grave problema de la contaminación medioambiental. Existe una creciente sensación de que los microplásticos están en todo tipo de entornos, ya sea en la cumbre de las montañas más altas o en las mismas laderas oceánicas, pero especialmente es en el medio terrestre donde proliferan de un modo imparable, pese a las medidas de concienciación que tratan de imponer algunos países.

Cuando la bióloga especializada en corales de la Universidad de Boston Randi Rotjan se puso a investigar los ecosistemas marinos no esperaba centrarse en los plásticos, pero su trabajo se ha tenido que derivar a ello debido al grave problema que suponen para la vida marina.

Rotjan, directora de este nuevo estudio publicado, estaba estudiando los corales cuando tuvo que cambiar su «conversación» con ellos. «Los plásticos siguen interrumpiendo la conversación, y es difícil de ignorar», dijo Rotjan. «Eliges tu ecosistema, eliges tu organismo y es muy probable que encuentres microplásticos».

Unos resultados sorprendentes

Cuando comenzaron la investigación, Rotjan y sus compañeros recolectaron cuatro colonias de «Astrangia poculata» silvestre, un pequeño coral que vive en la costa atlántica de Estados Unidos desde Massachusetts hasta el Golfo de México.

Escogieron su sitio de estudio, frente a la costa de Rhode Island, porque estaba cerca de un entorno urbano que podría contaminar el agua con plástico.

Ya en el laboratorio, los investigadores cortaron los pólipos de coral individuales y contaron el número de microplásticos. Encontraron más de 100 pequeñas fibras en cada pólipo. Aunque este fue el primer registro de microplásticos en corales silvestres, investigaciones anteriores ya habían demostrado que esta misma especie de coral consumía plástico en un laboratorio.

Presentaron pólipos de coral criados en el laboratorio con microperlas azules fluorescentes, que son trozos de plástico que hasta hace poco se usaban en jabones, cosméticos y medicamentos, al mismo tiempo que un alimento natural, huevos de camarón en salmuera, que también tienen el tamaño de una cabeza de alfiler.

Cada pólipo que se seleccionó comió casi el doble de microperlas que los huevos de camarón en salmuera. Después de que esos pólipos hubieran llenado sus estómagos con microperlas, que no tienen valor nutritivo, dejaron de comer los huevos de camarón por completo.

«Me sorprendieron totalmente los resultados», expresó la coautora Jessica Carilli, científica del Centro de Guerra de Información Naval del Pacífico en San Diego, California. «No solo se están comiendo pasivamente las partículas que flotan al alcance de sus tentáculos. Desafortunadamente, prefieren el plástico a la comida real».

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/abci-detectan-unos-corales-prefieren-comer-plastico-antes-alimento-natural-201906271307_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de